Saltar al contenido

¿Cómo desatascar la nariz? Vea 6 métodos sencillos

mayo 25, 2021
Cómo destapar la nariz

¿Quién no ha experimentado alguna vez molestias nasales que le impiden respirar, comer, realizar actividades cotidianas e incluso hablar? Una de las más comunes es la nariz tapada, muy frecuente en casos de gripe, resfriado, rinitis y sinusitis.

Cómo destapar la nariz puede parecer un misterio, pero hay grandes alternativas y métodos sencillos que pueden ayudar a acabar o aliviar este problema. Compruébalo:

Cómo destapar la nariz

Utilizar el humidificador

Cuando la humedad relativa del aire desciende, la mucosa se seca y existe el riesgo de que la nariz se obstruya, lo que dificulta la respiración. El humidificador ayuda a aumentar la cantidad de vapor en la atmósfera y así facilita la respiración.

Esto se debe a que una humedad adecuada reduce la presión sobre las vías respiratorias, aliviando la inflamación, además de ayudar a deshacerse de la flema acumulada en la nariz y prevenir complicaciones bacterianas.

Hacer ejercicios

Las actividades físicas son muy recomendables en casos de síntomas alérgicos, ya que favorecen el aumento del ritmo cardíaco, el calentamiento del cuerpo y la expulsión de mucosidad, que se vuelve más líquida y fácil de soplar.

Bastan 15 minutos de práctica para aliviar la congestión nasal. Sin embargo, es importante advertir que esta práctica no sustituye al tratamiento médico.

Beber mucha agua

El agua es esencial para desobstruir las fosas nasales porque tiene la función de eliminar las toxinas y las secreciones de nuestro cuerpo.

Por ello, apostar por la alta ingesta de este líquido ayuda a la liberación de mucosidad. Esto también ocurre debido al poder de hidratación que mantiene la humedad y la lubricación en las vías respiratorias.

Lo ideal es beber al menos 2 litros de agua al día.

Masaje en las fosas nasales y en la cara

El masaje en las fosas nasales y en la cara relaja los músculos y provoca el drenaje y la liberación de la congestión nasal.

Basta con masajearlos con la punta de los dedos índices durante unos minutos y, a continuación, presionar simultáneamente la parte inferior de los mismos (que hace frontera con el ceño o bigote) durante 60 segundos.

Luego, haz lo mismo en los senos de la cara hacia las orejas. El proceso puede repetirse hasta tres veces con intervalos de cinco minutos entre cada una.

Compresa de agua caliente

Se pueden utilizar compresas con agua caliente en la cara para tratar la congestión nasal, ya que dilatan las vías respiratorias y liberan el paso del aire.

Hacerlos es fácil: humedece un paño o una toalla limpia en un poco de agua tibia. Acuéstese y coloque la compresa sobre la nariz, cubriendo las mejillas, pero sin bloquear la respiración. Espera a que el agua se enfríe y repite el proceso.

Lavado nasal

Un excelente método casero para destapar la nariz es el lavado nasal. Se puede realizar de dos maneras:

Con solución salina y jeringa

Consiste en un lavado nasal con suero fisiológico y una jeringa sin aguja.

Además de mantener la nariz bien limpia, es útil en casos de alergias respiratorias porque humidifica la mucosa nasal.

El procedimiento debe realizarse en el lavabo del baño y es diferente para los adultos y los bebés:

Adultos

Ponga de 5 a 10 ml de solución salina en una jeringa. A continuación, abre la boca y respira sólo por ella. Incline la cabeza hacia delante, coloque la jeringa en la entrada de una fosa nasal y presione la jeringa hacia abajo hasta que el suero salgan por la otra fosa nasal.

Por último, suénese la nariz para eliminar toda la secreción posible.

Se recomienda limpiar la nariz de tres a cuatro veces al día, según la necesidad de cada persona.

Bebés

Coloca al bebé en tu regazo, de cara al espejo, y sujeta su cabeza con firmeza para evitar que se mueva.

Coloque la jeringa en la fosa nasal del bebé y presione rápidamente para que el chorro de suero entre en una fosa nasal y salga naturalmente por la otra.

Mezcla de agua y sal + lavado nasal

Para la mezcla necesitarás

  • 200 ml de agua filtrada o mineral
  • 1 cucharadita de sal

Procedimiento

Calentar 2 vasos de agua filtrada o mineral. Para saber si la temperatura es buena, vierta un poco en el dorso de la mano: no debe quemar la piel. A continuación, añadir la cucharadita de sal en el agua y mezclar.

El procedimiento en este caso es el mismo que el realizado con la solución salina. Lo ideal es hacer el procedimiento con un lavador.