Saltar al contenido

Desviación septal, ¿qué la provoca y cómo se opera para corregirla?

mayo 25, 2021

La desviación del tabique nasal es una condición relativamente común que puede ser congénita o adquirida a lo largo de la vida. En muchos casos ni siquiera provoca síntomas, pero en otros puede dificultar la respiración y generar molestias como dolores de cabeza y sinusitis repetidas.

Afortunadamente, la cirugía es un método muy eficaz para resolver las complicaciones de una vez por todas. Entienda todo sobre el problema y su resolución a continuación.

¿Qué es desviación septal?

El tabique es una pared formada por hueso, mucosa y cartílago que divide la nariz por la mitad, dando lugar a dos grandes túneles llamados fosas.

La estructura se extiende durante 8 cm a lo largo de la cara, desde la punta hasta la parte inferior de la nariz (a la altura de las orejas), y normalmente está centrada y recta, y cualquier tortuosidad se considera una desviación del tabique.

Causas

El especialista explica que la desviación del tabique puede ser hereditaria, resultante de un traumatismo en el parto normal o en cualquier otro momento de la vida.

¿Cómo saber si lo tengo?

·      Obstrucción nasal

La obstrucción nasal (dificultad para respirar por las fosas nasales) suele ser uno de los principales síntomas de la desviación del tabique. En general, una de las fosas nasales está más afectada que la otra y la queja suele ser persistente en ese lado.

·      Cefalea rinógena

Otra posible dolencia es la cefalea rinógena, es decir, dolores de cabeza recurrentes que pueden confundirse con la migraña o la sinusitis. Es una molestia que surge del punto de contacto del tabique con el concha nasal.

·      Sinusitis

La desviación septal también puede contribuir a la sinusitis recurrente dependiendo de su localización y gravedad.

Diagnóstico

El diagnóstico implica la recopilación de una historia clínica y un examen físico exhaustivo.

También se pueden solicitar exámenes complementarios que incluyen:

  • Nasofibrolaringoscopia: endoscopia de las fosas nasales y de los recesos nasales que permite evaluar el crecimiento y el aspecto de la mucosa, los puntos de contacto, las características de la desviación septal, la presencia de secreciones, masas, puntos de sangrado o tumores.
  • Tomografía computarizada de los senos faciales: fundamental cuando se queja de dolor en la cara o la nariz.
  • Rinomanometría: eventualmente se puede solicitar una rinomanometría, que evalúa la función respiratoria nasal, mide la presión y el flujo de aire durante la inspiración y la espiración espontánea.

¿A qué profesional debo acudir?

Acuda a un otorrinolaringólogo si siente algún síntoma o sospecha de un tabique desviado.

Complicaciones

Sinusitis recurrente

La sinusitis es la inflamación de las membranas mucosas de los senos paranasales, cavidades óseas de la cara. Puede estar causada por factores que impiden el correcto drenaje de sus secreciones, como la obstrucción generada por un tabique desviado.

Ronquidos

En el caso de que la desviación del tabique cause una obstrucción parcial de la cavidad nasal, la respiración durante la noche puede ser ruidosa debido a que el paso del aire no está totalmente libre.

Dificultad respiratoria

Al reducir el espacio de una de las fosas nasales, el tabique desviado puede causar dificultad respiratoria con esta característica de ser unilateral.

Sangrado y sequedad nasal

La obstrucción nasal también puede causar sequedad y la consiguiente hemorragia nasal.

¿Se puede curar?

El tabique torcido puede “arreglarse” con cirugía, pero no todos los casos requerirán el procedimiento.

Si no hay síntomas (como dificultad para respirar, sinusitis repetitiva que no responde bien al tratamiento con medicamentos o dolores de cabeza) el paciente puede vivir perfectamente con la torcedura.

Cirugía del tabique desviado

Indicación

La cirugía puede estar indicada en casos de obstrucción nasal persistente que no responde al tratamiento conservador, sinusitis de repetición cuya causa es la desviación del tabique nasal, cefalea rinógena cuyo dolor de cabeza se origina en el punto de contacto de las mucosas del tabique con los cornetes nasales.

¿Cómo se realiza?

La septoplastia se realiza con el paciente bajo anestesia general, intubada y en un entorno hospitalario.

El procedimiento se realiza con equipos especialmente desarrollados para acceder a dicha estructura y puede ser necesario utilizar la videoendoscopia nasal durante la operación.

Se realiza un corte en el interior de la nariz, en la mucosa que recubre el tabique nasal. A continuación, se realiza el desprendimiento de la mucosa adherida al hueso/ cartílago en ambos lados y la extirpación de la zona específica del tabique nasal que es tortuosa.

Recuperación

En general, el paciente es dado de alta al día siguiente de la intervención. El reposo postoperatorio en casa suele ser de una semana. La recuperación completa se produce de 15 a 30 días, según el caso.

Algunas personas realizan la cirugía de desviación del tabique junto con la rinoplastia con fines estéticos, lo que puede cambiar la técnica utilizada y el tiempo de recuperación.

Pronóstico

Es posible vivir perfectamente con un tabique desviado, ya que muchas personas ni siquiera sienten los efectos de la tortuosidad en la estructura nasal.

Sin embargo, si los síntomas aparecen de forma persistente y el individuo siente un empeoramiento de su calidad de vida, la cirugía resulta eficaz para reducir las dificultades respiratorias y aliviar las complicaciones.