Saltar al contenido

Dieta para el corazón, cuida mejor la salud de tu corazón

mayo 25, 2021
Dieta para el corazón, cuida mejor la salud de tu corazón

El corazón es el órgano más importante del cuerpo y el que a menudo acaba recibiendo menos atención. Si por un lado las comidas diarias aseguran los nutrientes necesarios para tener energía para el día a día y para los entrenamientos, por otro lado la dieta pobre en nutrientes beneficiosos para el organismo puede aportar una serie de otras sustancias perjudiciales para el buen funcionamiento del cuerpo y, en particular, para la salud del corazón.

Por ello, es importante llevar una dieta cardiosaludable que reúna alimentos y nutrientes beneficiosos para el órgano. Veamos algunos consejos al respecto.

Consejos para la dieta del corazón

Para adoptar, en la práctica, una dieta más saludable para el corazón, hemos reunido algunos consejos sobre qué incluir en el desayuno, la comida y la cena. A continuación se sugieren alimentos que pueden prevenir las tasas de colesterol elevadas y la diabetes, así como la hipertensión y la aterosclerosis.

La dieta del corazón

Para mantener una dieta saludable para el corazón, es necesario incluir regularmente fibras, omega-3 y antioxidantes en el desayuno, la comida y la cena, sin olvidar moderar el consumo de los alimentos más calóricos y grasos como la carne roja, los embutidos y los dulces.

Por supuesto, a veces sentirás ese impulso incontrolable de comer algunas golosinas y esto no debe ser abolido de tus hábitos. Pero sé moderado para que tu cuerpo no sufra las consecuencias de los excesos. Hay que dejar de lado el hábito de comer alimentos poco saludables cada día en los intervalos entre las tres comidas, o antes de acostarse, para vivir mejor.

Para mantener la línea, sólo tienes que tener en cuenta que, para mantener tu salud (y para que tus entrenamientos sean más provechosos), es importante evitar la dosis extra de grasa y calorías que aportan los tentempiés y las golosinas que comes a lo largo del día o en los minutos previos a dormir.

Por lo tanto, sustituye la ingesta de dulces industrializados, refrescos, aperitivos y bocadillos grasos por frutas, cereales, bebidas naturales con poco azúcar o agua al menos cada tres horas.

Desayuno con pan integral, fruta y cereales

Para la primera comida del día el consejo es dar preferencia al pan integral, que es rico en fibra y menos calórico. Además, come frutas como la acerola, la fresa y la naranja para tener más energía para el día siguiente. Ricas en vitamina C, tienen acción antioxidante, lo que disminuye el riesgo de acumulación de placas de grasa en el interior de las arterias, siendo muy eficaces en la prevención de la aterosclerosis.

El aguacate es otra buena opción. Ayuda a reducir la tasa de homocisteína en la sangre, cuyo exceso compromete la circulación y aumenta el riesgo de coágulos o de obstrucción de las arterias. Las frutas ricas en potasio, como los plátanos, también ayudan a proteger los músculos que forman el corazón, además de ser grandes opciones para los corredores porque dan energía y evitan los calambres.

Cereales como la avena, la chía, la quinoa y la linaza son otras apuestas muy acertadas. Consumidos en forma integral o de salvado, estos cereales actúan para reducir el colesterol malo, prevenir la diabetes y son ricos en fibra, vitaminas y minerales. La cantidad ideal a consumir es de al menos dos cucharadas al día. Siguen siendo bastante versátiles, ya que se pueden batir con leche, siendo uno de los ingredientes de una vitamina de frutas, por ejemplo.

Almuerzo saludable

Para el almuerzo, la sugerencia es el pescado. Intenta sustituir regularmente la carne de vacuno, de cerdo o incluso de pollo por atún, salmón, sardinas o anchoas. Al fin y al cabo, este tipo de alimentos son bajos en grasas saturadas (que elevan los niveles de colesterol malo) y además ofrecen grasas buenas, como el omega-3, que siempre es bueno para el corazón.

Un consejo aún más saludable es consumir el pescado acompañado de ingredientes como el tomate y el aceite de oliva, que también son beneficiosos para la salud del corazón. El ajo es otra buena opción, ya que es rico en alicina y ajoeno, sustancias que fluidifican la sangre, reducen la presión arterial y dificultan la coagulación.

Ensalada con aceite de oliva en la cena

Durante la cena, una ensalada aliñada con aceite de oliva virgen extra es una gran elección. Este condimento es un gran aliado de la salud, ya que, además de aumentar el colesterol bueno, tiene antioxidantes que combaten los radicales libres, lo que ayuda a prevenir enfermedades degenerativas como las cardíacas. El consejo es ingerir una cucharadita de aceite de oliva virgen extra al día como aderezo de la ensalada o como acompañamiento de las rebanadas de pan.

Los tomates son otra opción. Común en las ensaladas, es bueno para el sistema cardiovascular debido a la cantidad de licopeno, otro tipo de antioxidante que limpia las arterias y también bloquea los radicales libres. Además, también tiene fibra que reduce el colesterol y mejora la función intestinal.

Beber zumo de uva natural o vino tinto

Al final de cada comida, tome siempre una de estas dos bebidas, muy buenas para el corazón. Ricas en reservatrol, previenen el envejecimiento celular y combaten el colesterol malo.