Saltar al contenido

Diverticulitis: qué es, síntomas, cura, dieta y tratamiento de la inflamación

mayo 24, 2021

La diverticulitis es una enfermedad caracterizada por la inflamación del intestino y síntomas como el sangrado y el dolor intenso. Muy relacionada con la alimentación, la afección puede aliviarse con la adopción de una dieta saludable y la administración de medicamentos, sin embargo, en los casos más graves, pueden ser necesarias las cirugías.

A continuación, entienda todo sobre la inflamación de los divertículos.

¿Qué es la diverticulitis?

La enfermedad diverticular del colon es una afección crónica representada por la inflamación o infección de pequeñas bolsas y quistes en la pared intestinal, llamados divertículos.

La presencia de divertículos es común, caracterizando el cuadro de diverticulosis, y no causa ningún problema o síntoma. Por otro lado, su inflamación, caracterizada como diverticulitis, da lugar a varios síntomas.

Aguda x Crónica

La diverticulitis puede manifestarse como aguda -con uno o varios ataques inflamatorios- o crónica -caracterizada por un estado inflamatorio que no cesa-.

Las presentaciones agudas y crónicas también tienen tratamientos y diagnósticos diferentes.

Causas

La enfermedad diverticular se forma por la presencia de puntos “débiles” en los colones intestinales. Con el aumento de la presión abdominal, aparecen divertículos. Si hay una infección, se instala una diverticulitis.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad diverticular del colon están relacionados con una mala alimentación, especialmente baja en fibra, y la obesidad. Además, el tabaquismo y un estilo de vida sedentario también aumentan el riesgo de padecer la enfermedad.

Signos y síntomas de la diverticulitis

Puede ser asintomática, pero en otros casos los síntomas de la diverticulitis son: dolor en el lado izquierdo del abdomen, alteración del hábito intestinal, sangrado intestinal, fiebre, náuseas y disminución del estado general.

Diagnóstico

En la fase aguda de la enfermedad, la tomografía computarizada y las pruebas de laboratorio son suficientes para el diagnóstico y la definición del tratamiento. En la fase crónica, probablemente será necesario realizar una colonoscopia.

¿A qué profesional debo consultar?

Si sospecha que tiene diverticulitis inflamada, busque un gastroenterólogo, un coloproctólogo o un cirujano del aparato digestivo.

¿Se puede curar la diverticulitis?

Puede curarse mediante una cirugía de resección del intestino afectado, pero sólo está indicada en caso de diverticulitis grave o con episodios repetidos.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la diverticulitis incluyen:

Medicamentos

En la fase aguda de la enfermedad, se recomiendan los antibióticos para tratar la infección que ha causado la inflamación de los divertículos.

El uso de analgésicos también puede estar indicado si hay dolor.

Cirugía

En caso de que haya complicaciones, como la formación de abscesos, perforaciones u obstrucciones intestinales, está indicada la cirugía.

La operación de resección de una parte del intestino puede recomendarse en casos recurrentes de diverticulitis.

Dependiendo de la porción resecada del sistema digestivo, puede ser necesario colocar una bolsa de colostomía.

Dieta para la diverticulitis

En los casos de diverticulitis aguda, el médico puede recomendar el ayuno o la dieta líquida para que el órgano se recupere.

En la fase crónica, la dieta adecuada para la diverticulitis es esencial para evitar las crisis y garantizar la calidad de vida.

Todavía no se conoce la razón exacta, pero el consumo adecuado de fibra -presente en frutas, verduras, legumbres y cereales, principalmente- no sólo ayuda a prevenir la aparición de la enfermedad, sino que también es importante para evitar las crisis. El consumo adecuado de agua es esencial para que las fibras no causen un efecto rebote, el estreñimiento.

Pronóstico

La enfermedad necesita un seguimiento frecuente, con consultas médicas y exámenes como la colonoscopia, para mantenerla bajo control.

También es necesario mantener una dieta saludable y combatir otros factores que agravan la afección, como la obesidad.

En muchos casos, es posible vivir bien con la enfermedad. En otros, sin embargo, puede haber complicaciones y cambios en la rutina, como el uso de una bolsa de colostomía para eliminar las heces.

Complicaciones

Absceso

El absceso es la acumulación de pus en algún lugar del intestino. Se produce como resultado de un proceso infeccioso, y suele ser necesaria la cirugía para drenarlo.

Obstrucción intestinal

Los procesos de cicatrización de las lesiones intestinales pueden provocar bloqueos del órgano, impidiendo la salida de las heces.

Fístula

La fístula es una perforación que acaba conectando incorrectamente dos partes diferentes del intestino o incluso el intestino y la vejiga.

Peritonitis

El peritoneo es una capa que recubre internamente la cavidad abdominal. Si el contenido intestinal se filtra en esta zona, el peritoneo puede inflamarse y provocar una peritonitis.

¿Puede matar?

El médico explica que la diverticulitis sólo mata en caso de complicaciones. Las perforaciones intestinales son especialmente graves y pueden poner en peligro la vida.

¿Puede convertirse en cáncer?

El cáncer intestinal y la diverticulitis son enfermedades con causas y síntomas similares, por lo que ya se ha investigado la relación entre ambas. Hay informes científicos que indican incluso el descubrimiento de cáncer mediante el examen de colonoscopia unas semanas después de una crisis de diverticulitis aguda.

Sin embargo, hasta ahora la relación entre ambas enfermedades es controvertida. Algunos estudios señalan que puede haber una conexión, pero aún no se ha demostrado nada.

Prevención

Para prevenir la diverticulitis es necesario mantener hábitos saludables, como llevar una dieta equilibrada y rica en fibra, combatir el sedentarismo y la obesidad. El tabaquismo también puede predisponer a esta enfermedad, así como a una serie de otros problemas de salud. Por lo tanto, evítalo.