Saltar al contenido

Dolor de hombro: 10 causas y cómo tratarlas

mayo 25, 2021

No es de extrañar que sentir dolor en el hombro sea algo tan común. Es una de las articulaciones que más utilizamos y que tiene el mayor grado de movimiento del cuerpo.

Las causas detrás de la sensación de dolor son muchas, desde las más simples de resolver hasta las más graves, como los tumores. Por eso es necesario todo el cuidado cuando se siente. Conozca los principales problemas que causan el síntoma:

Causas

Las causas más comunes del dolor de hombro son las inflamaciones generadas por diversas afecciones, como:

  • Bursitis
  • Tendinitis
  • Osteoartritis
  • Capsulitis
  • Tensión muscular
  • Fracturas
  • Infarto
  • Tenosinovitis
  • Dislocación
  • Tumor

Conozca más sobre cada uno de ellos:

Bursitis

La bursitis es una inflamación de la bursa, una membrana que existe en algunas articulaciones para permitir el deslizamiento de las estructuras subyacentes, como los huesos y los tendones.

El diagnóstico de la bursitis se realiza a través del análisis clínico y de las quejas del paciente -generalmente dolor y limitación del movimiento-, pero exámenes como la ecografía y la resonancia magnética también pueden ayudar a cerrar el cuadro.

El tratamiento inicial es siempre clínico, con medicación antiinflamatoria y analgésica, aplicación de hielo, inmovilización eventual y fisioterapia – que trabajará con ejercicios y técnicas de termo, electro y fotoestimulación para que la articulación vuelva a estar sana.

Tendinitis

Se trata de una inflamación aguda de uno o varios tendones. El ortopedista explica que el diagnóstico se obtiene mediante un examen clínico con un profesional médico. Los exámenes de imagen, como la resonancia magnética, pueden ayudar a cerrar el cuadro.

El tratamiento, al igual que en los casos de bursitis, también implica fisioterapia, medicación antiinflamatoria y analgésica y, en algunos casos, inmovilización.

Artritis

La artrosis es una enfermedad inflamatoria de la articulación relacionada con lesiones en el cartílago. Puede tener varias causas, desde un traumatismo hasta enfermedades inmunológicas.

Además de la exploración física, la artrosis puede identificarse mediante radiografías. El tratamiento consiste principalmente en fisioterapia, pero ocasionalmente también pueden utilizarse antiinflamatorios y analgésicos.

Capsulitis

La capsulitis es un proceso inflamatorio agudo de la cápsula articular, que es la membrana que recubre y delimita la articulación.

La afección también se denomina popularmente hombro congelado debido a la disminución del rango de movimiento.

El diagnóstico se realiza mediante un examen clínico y puede ser ayudado por una prueba de imagen, como la resonancia magnética.

El tratamiento consiste en controlar el dolor y reducir la inflamación y, una vez hecho esto, trabajar con el acompañamiento de un fisioterapeuta para restablecer el estiramiento y la movilidad en la fase de rigidez.

Tensión muscular

Muchas veces una tensión exagerada en los músculos superiores puede causar dolor de hombros y cuello. La sensación puede estar relacionada con posturas incorrectas, pero también con el estrés diario.

De fácil solución, esta afección mejora con cambios para hacer más tranquilo el día a día, relajación, ejercicios físicos y, eventualmente, analgésicos.

Fracturas

Hay varios tipos de posibles fracturas en la región del hombro y del brazo. Afectan al húmero (hueso del brazo), a la escápula y a la clavícula (huesos de la parte posterior y anterior del hombro, respectivamente) y generan un dolor intenso.

El tratamiento depende de la edad del paciente, así como de las características de la fractura, como los huesos afectados, si son cerrados o abiertos (expuestos) y en cuántas partes está dividida. Según la afección, se puede recomendar la inmovilización y/o la cirugía.

Infarto

Cuando se produce un infarto, uno de los síntomas más conocidos es el dolor torácico que se irradia al brazo izquierdo. También puede haber dolor en el hombro izquierdo y una sensación de ardor en el estómago, falta de aire y arritmia. Si siente estos signos, busque atención médica inmediata.

Tenosinovitis

La tenosinovitis es la inflamación aguda del tendón y de la membrana que lo recubre. La afección genera limitación de movimientos, hinchazón, dolor y enrojecimiento.

El examen clínico es la principal herramienta de diagnóstico de la tenosinovitis y el tratamiento inicial consiste en fisioterapia, medicación analgésica y antiinflamatoria y, en algunos casos, inmovilización.

Dislocación

La luxación anterior del hombro es la más frecuente y se produce en los movimientos de abducción (al “abrir” el brazo) y de rotación externa del brazo en relación con el hombro.

Sus síntomas pueden incluir dolor local, hinchazón, movilidad reducida y deformidad.

Se trata de una urgencia ortopédica y el afectado debe acudir inmediatamente al servicio médico para su pronta resolución.

Tumores

Los tumores pueden surgir en cualquier tejido corporal, incluso en los huesos del hombro, en el caso del osteosarcoma. En este caso, el dolor es un síntoma, pero también puede haber hinchazón y una tendencia a la fragilidad del hueso.

El diagnóstico se cierra tras los exámenes físicos y complementarios, como la radiografía y la resonancia magnética.

El tratamiento depende de las características del tumor. En general, puede ser quirúrgico o combinado con radio y quimioterapia, por ejemplo.

Síntomas asociados

La limitación de la movilidad, es decir, la pérdida de movimiento, suele ir asociada al dolor de hombro en muchos casos. Todavía hay veces en que la limitación es consecuencia del miedo a sentir dolor, mientras que en otras es consecuencia de lesiones crónicas ya instaladas o de compromisos agudos de músculos, huesos y estructuras adyacentes.

También puede haber rasgos relacionados con la inflamación, como enrojecimiento, calor e hinchazón, y una sensación de debilidad.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Todo dolor de hombro debe ser investigado por profesionales especializados, que puedan diagnosticar la causa y recomendar no sólo el mejor tratamiento, sino también orientar para mantener las molestias bajo control.

Tratamientos

Fisioterapia

El tratamiento del dolor de hombro, en general, incluye la fisioterapia.

Esta especialidad tiene como objetivo realizar ejercicios para mantener la movilidad, la fuerza y los estiramientos en la región, así como terapias de electro, termo y fotoestimulación para tratar la inflamación y disminuir el dolor, entre otras acciones.

Medicamentos

El médico, a su vez, puede recomendar la medicación de forma oportuna para reducir los síntomas y aliviar la afección].

Los medicamentos más indicados para el dolor de hombro suelen ser antiinflamatorios y/o analgésicos, que actúan sobre la inflamación y reducen los síntomas.

Compresas e inmovilización

El médico también puede recomendar prácticas como la crioterapia (compresas de hielo) y la inmovilización, dependiendo de la afección.

Cirugía

En casos más graves, como cuando hay una rotura de tendón o una dislocación de hombro, pueden ser necesarias cirugías correctivas.

Posibles complicaciones

Si no se trata adecuadamente, el dolor de hombro puede volverse crónico y muy limitante. La capsulitis, por ejemplo, puede dificultar mucho el movimiento del hombro e impedir las tareas cotidianas más comunes.

Prevención

En general, hay algunos hábitos que ayudan a prevenir problemas en la región del hombro. Una de ellas es practicar ejercicios físicos que mantengan la región fortalecida y debidamente estirada, como el yoga y el entrenamiento con pesas.

También es importante tener cuidado al recoger el peso, las posturas viciosas y los movimientos repetitivos. Un ejemplo es el de una manicurista que hace el mismo movimiento con el brazo todos los días para realizar su trabajo -puede que sólo sienta dolor en el hombro derecho si es diestra- o el de un taxista que conduce todo el día