Saltar al contenido

Dolor de oídos, causas y tratamientos

mayo 25, 2021

El dolor de oídos, también conocido como otitis u otalgia, es una afección que suele ser temporal y común en los niños. Son pocos los casos en los que se convierte en algo permanente e intenso. Sin embargo, tanto en las crisis crónicas como en las agudas, causa mucho sufrimiento al paciente. Entiéndelo:

¿Qué puede causar el dolor de oídos?

A diferencia de lo que se espera, es habitual que el dolor de oído no esté relacionado con el audífono, y sus causas son diversas, entre las que se encuentran:

1.     Barotrauma

Algunos tipos de cambios de presión en los oídos -por ejemplo, durante los viajes en coche a gran altura, los viajes en avión y el buceo- provocan la obstrucción total o parcial de la trompa de Eustaquio. La situación puede provocar molestias y una leve pérdida de audición temporal.

2.     Infecciones del oído externo

Otra de las causas del dolor de oído es la infección en el interior del conducto auditivo, generalmente generada por la acumulación de mucosidad debido a la presencia de virus o bacterias procedentes de enfermedades como la gripe, la rinitis o la sinusitis.

3.     Infecciones del oído interno

Este tipo de infección del oído es menos frecuente y se produce por la inflamación de los nervios que conectan el oído interno con el cerebro. Es posible que el problema provoque una disfunción sensorial, dificultad auditiva, vértigo y mareos.

4.     Lesiones

Los daños en el tímpano, las lesiones y la inflamación en el oído o cerca de él pueden causar dolor. Para evitarlo, tenga mucho cuidado al introducir cualquier objeto en la cavidad, incluidos los bastoncillos de algodón.

5.     Entrada de agua en el canal auditivo

Esto es común para los nadadores, después de ir a la playa o a la piscina, y puede ser muy molesto. La eliminación del líquido incluye acostarse de lado – favoreciendo la salida del agua – y mantener el oído caliente. Si es necesario, acuda a un médico.

6.     Exceso de cera

La acumulación exagerada de cera también puede causar otalgia al obstruir y aumentar la presión en el canal auditivo.

En este caso, es necesario acudir a un médico para lavarlo. No es seguro hacerlo en casa, ya que la presión del agua puede empeorar el dolor.

7.     Falta de cera

La cera del oído es saludable en cantidades razonables, ya que lubrica y protege la cavidad de las bacterias y otros microorganismos patológicos. Así, su carencia puede hacerla sensible a la agresión, lo que, a su vez, puede generar dolor.

8.     Problemas respiratorios

La gripe, la rinitis y la sinusitis también provocan dolor de oído debido a la acumulación de mucosidad que aumenta la presión en el canal auricular. En estos casos, las molestias aparecen junto con el dolor de cabeza y de los senos paranasales.

9.     Artritis de la mandíbula

La artritis de la articulación temporomandibular, también conocida como ATM, puede afectar a la mandíbula y causar dificultad para masticar, dolor de cabeza y de oído.

10.  Infecciones de garganta

La garganta es un conjunto de órganos situados en el cuello. Cuando hay inflamación en esta región, el conducto auditivo se ve comprometido por la proximidad, lo que se manifiesta con dolor.

11.  Nacimiento de las muelas del juicio

Con el nacimiento de las muelas del juicio, los últimos dientes de la arcada dental, es habitual que se produzca este tipo de dolor, ya que la articulación está conectada al oído.

Síntomas asociados

El dolor de oídos no es una enfermedad, sino un síntoma que alerta de que algo no va bien. Suele aparecer junto con dolor de cabeza, dolor de ojos, fiebre, acúfenos y, en algunos casos, dificultad para oír y rigidez de la mandíbula.

¿Cómo es el tratamiento?

En la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en medicamentos, como analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos, dirigidos a la enfermedad que provoca el dolor de oídos. El tratamiento debe seguirse hasta el final, aunque los síntomas desaparezcan antes.

¿Cómo prevenirlo?

Reforzar la inmunidad

Cuidar la salud en general es el principal consejo para evitar el dolor de oídos. Evitar el tabaquismo, el estrés y los alimentos que debilitan el sistema inmunitario (como el azúcar, la harina blanca y los alimentos procesados) reduce la posibilidad de sufrir el problema.

No permanezcas demasiado tiempo en el agua

Haz descansos siempre que estés en el mar, los lagos o las piscinas. Lo ideal es permanecer en el agua no más de 40 minutos y luego hacer una pausa de 15 minutos para secar naturalmente los oídos y evitar la proliferación de bacterias.

Cuidado con los bastoncillos de algodón

No utilice bastoncillos de algodón para limpiar el cerumen interno o eliminar el agua, ya que esto puede empujar los residuos hacia el oído interno y causar inflamación e infección.

¿Qué es bueno para el dolor de oído?

Hay que tener mucho cuidado con los remedios caseros para el dolor de oído, ya que muchos de ellos no tienen base científica y pueden empeorar la situación. Las indicaciones como el aceite de oliva, el alcohol, el aceite o el ajo deben descartarse.

Como procedimiento seguro, basta con recostar la cabeza para que el oído dolorido esté abajo y bien calentado.

Medicamentos

Los remedios más comunes para tratar o aliviar el dolor de oído, son:

  • Tylenol
  • Otospori
  • Panoti
  • Lidosporin
  • Otomicina
  • Otosynala

Sin embargo, no se recomienda la automedicación.

¿Cómo sé que ha llegado el momento de ir al médico?

Acude al médico cuando el dolor sea muy fuerte o no desaparezca en dos días.