Saltar al contenido

Enfermedad vascular periférica: tipos, síntomas y prevención

mayo 24, 2021

Aunque la enfermedad vascular periférica es común, los cambios de hábitos básicos son capaces de prevenir y revertir la condición de manera efectiva. Conozca más sobre el problema que puede durar años o toda la vida.

¿Qué es?

La enfermedad vascular periférica (EVP) es el resultado del estrechamiento u obstrucción de los vasos sanguíneos arteriales, que son los encargados de transportar la sangre a las extremidades del cuerpo, como los brazos y las piernas.

La EVP es más frecuente en los hombres, pero también puede afectar a las mujeres.

Principales tipos

Las principales enfermedades de este tipo son las arteriales obstructivas crónicas, que generalmente se dan por ateromatosis [rigidez de los vasos] y pueden alcanzar todo el cuerpo, como las carótidas, las vísceras, el intestino, los riñones y también los vasos que siguen de los brazos a las piernas.

Lo más común es que estas enfermedades estén asociadas a la diabetes, afectando generalmente a los miembros inferiores, la aorta abdominal y torácica.

Aneurisma

La dilatación de las arterias se denomina aneurisma y es frecuente en el cerebro, la aorta y los riñones.

Varices

Las varices son otro tipo de enfermedad vascular periférica. Suele generarse por factores hereditarios y ambientales.

Trombosis venosa

También existe la trombosis venosa, que suele afectar a personas que tienen factores que actúan como desencadenantes, como las mujeres que usan anticonceptivos y son fumadoras.

Pie diabético

Además de éstos, cabe mencionar el “pie diabético”, infección del pie contraída por un traumatismo debido a alteraciones de la sensibilidad de los pies.

Causas

Además del componente genético, las personas con los siguientes factores de riesgo tienen más probabilidades de padecer una enfermedad vascular periférica:

  • Colesterol alto
  • Diabetes
  • Enfermedades del corazón
  • Presión arterial alta
  • Enfermedad renal con hemodiálisis
  • Fumar
  • Golpe
  • Estilo de vida sedentario
  • Obesidad
  • La edad avanzada
  • Historia familiar

Síntomas de la enfermedad vascular periférica

  • Presión arterial más baja en una extremidad en comparación con otra
  • Falta de pelo en las piernas o en los pies
  • Disminución o ausencia de pulsaciones de las arterias en la extremidad afectada
  • Músculos de la pantorrilla hipotrofiados
  • Úlceras dolorosas en los pies o en los dedos de los pies
  • Palidez de la piel o color azulado/púrpura en los dedos o pies
  • Uñas quebradizas

En casos graves, puede producirse impotencia sexual, dolor en las piernas incluso en reposo, disminución de la temperatura en las piernas, sensación de hormigueo y, eventualmente, la aparición de llagas en los pies debido a la condición de extrema falta de circulación.

Tratamiento

El cambio en los hábitos diarios es esencial para reducir los síntomas de la enfermedad, proporcionando más calidad de vida y confort.

El tratamiento de las enfermedades vasculares y arteriales más graves se realiza normalmente mediante una intervención quirúrgica, pero también se puede utilizar la escleroterapia, unas inyecciones que desactivan los vasos.

Por lo tanto, al notar la aparición de los síntomas, se debe acudir a un profesional de la salud para que realice una evaluación médica adecuada.

Prevención

Algunas formas de prevenir la enfermedad vascular periférica son

  • Controlar la presión arterial
  • No fumar
  • Controlar la diabetes, si la hay
  • Realización de análisis de sangre periódicos
  • Mantener una dieta saludable, rica en frutas, verduras y legumbres
  • Practicar actividades físicas regulares, que ayudan a controlar los factores de riesgo y a estimular la circulación arterial