Saltar al contenido

Esquistosomiasis, síntomas, transmisión y más en el vientre de agua

mayo 25, 2021

La enfermedad de la esquistosomiasis es transmitida por el parásito Schistosoma mansoni, está relacionada con el agua dulce y tiene al caracol como uno de sus huéspedes. Inicialmente asintomática, la afección puede causar fiebre, debilidad y diarrea, entre otros síntomas, además de progresar hasta causar graves daños a la salud. Afortunadamente, es tratable.

¿Qué es la esquistosomiasis?

La esquistosomiasis es una enfermedad causada por un parásito llamado Schistosoma mansoni.

La contaminación se produce en lugares de agua dulce, pero es necesario que haya caracoles infectados en ellos. Una vez dentro del cuerpo humano, el parásito se instala en las venas del mesenterio -pliegue en el revestimiento interior del abdomen- y en el hígado, donde puede causar obstrucción y generar síntomas.

Ciclo de la esquistosomiasis

·      En humanos

El ciclo de la esquistosomiasis tiene dos huéspedes: un huésped definitivo y un huésped intermedio. El caracol es el intermedio, mientras que el ser humano es el definitivo.

Los huevos de Schistosoma mansoni se eliminan a través de las heces humanas.

·      En los caracoles

Las heces albergan los huevos del parásito, que eclosionan y liberan las larvas. Si esto ocurre en lugares de agua dulce, Schistosoma mansoni podrá reproducirse en huéspedes intermedios, si están presentes. Son caracoles gasterópodos acuáticos que habitan en aguas tranquilas o con poca corriente.

·      Transmisión a otros seres humanos

Después de cuatro semanas las larvas abandonan el cuerpo del caracol y quedan libres en el agua, donde pueden infectar a otros humanos, reiniciando el ciclo.

Etapas de la esquistosomiasis

·      Inicialmente

Es el momento en que las larvas penetran en la piel.

Puede ser asintomática -lo que ocurre en la mayoría de los casos- o generar síntomas agudos, que incluyen alteraciones dermatológicas, como alergias y formación de pápulas rojizas, fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea, vómitos y agrandamiento del hígado y el bazo.

·      Tarde

Tras seis meses de infección, surgen formas crónicas que pueden durar años, causar graves daños a la salud e incluso poner en peligro la vida. Existen diferentes presentaciones clínicas, dependiendo de los órganos más afectados, que suelen ser el hígado, el intestino y el bazo.

Causas y transmisión

La causa directa es el parásito Schistosoma mansoni. Pero para que origine la enfermedad, deben darse las condiciones adecuadas: falta de saneamiento básico, agua dulce y la presencia de un huésped intermedio.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la esquistosomiasis son:

  • Presencia del caracol de transmisión
  • Contacto con agua contaminada
  • Falta de saneamiento básico
  • Ausencia de agua potable
  • Realizar tareas domésticas (como lavar la ropa) en agua contaminada
  • Vivir en comunidades rurales

Signos y síntomas de la esquistosomiasis

Los síntomas de la esquistosomiasis varían según la fase de la enfermedad.

En la fase aguda, hay fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, sensación de debilidad, diarrea, sudoración y escalofríos.

En la fase crónica, puede haber mareos, picores anales, palpitaciones, pérdida de peso y aumento del tamaño del hígado.

En los casos graves y a medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden cambiar y/o agravarse, provocando pérdida de peso y debilidad pronunciada, así como hinchazón abdominal, razón por la cual la enfermedad se llama popularmente “vientre de agua”.

Diagnóstico

El diagnóstico se obtiene mediante el examen de las heces, que detecta la presencia de huevos del parásito. Pueden solicitarse otras pruebas, como pruebas de anticuerpos y exámenes de imagen.

¿A qué profesional debo dirigirme?

Si hay síntomas agudos, lo ideal es buscar un servicio de urgencias. El médico especialista en casos de parásitos es el infectólogo.

¿Se puede curar?

La cura de la esquistosomiasis es posible. Tras el uso de los medicamentos, se realizan tres exámenes de heces en el cuarto mes después del tratamiento para determinar la curación.

Tratamiento

El tratamiento se realiza con el fármaco antiparasitario Praziquantel y medicamentos para aliviar los síntomas. En casos graves, puede ser necesaria la hospitalización e incluso la cirugía.

Pronóstico

El pronóstico de la esquistosomiasis suele ser peor cuando no se cura en la fase inicial y va seguida de complicaciones que se hacen crónicas.

En el caso de la forma vasculopulmonar, por ejemplo, hay hipertensión pulmonar y obstrucción de los vasos causada por los huevos muertos y los gusanos. Como consecuencia, puede haber síncopes de esfuerzo y signos de insuficiencia cardíaca crónica.

Otro ejemplo es la forma hepatoesplénica de la esquistosomiasis, en la que el hígado y el bazo se vuelven palpables, puede haber fibrosis del hígado, várices esofágicas y una marcada desnutrición.

Complicaciones

La esquistosomiasis puede generar diferentes complicaciones en función de su forma, que se define básicamente por el lugar principal de afectación de las larvas en el organismo. Estos lugares suelen ser el hígado, el bazo, el intestino y los pulmones, por lo que las principales complicaciones son

  • Agrandamiento del hígado y del bazo
  • Hemorragia digestiva
  • Hipertensión pulmonar
  • Hipertensión de la vena aorta (que lleva la sangre del hígado al intestino)

Prevención

La mejor manera de prevenir la esquistosomiasis es evitar el contacto con el agua contaminada y con la presencia de caracoles, además de garantizar el acceso al agua potable y al saneamiento básico para todos.