Saltar al contenido

Fluoxetina, para qué sirve, efectos secundarios y más

mayo 25, 2021

Considerado uno de los primeros fármacos para el tratamiento de la depresión, el clorhidrato de fluoxetina apareció en los años 80 con el famoso nombre comercial de Prozac, considerado popularmente como la sustancia del placer.

Es un medicamento para tratar los síntomas de la depresión, asociada o no a la ansiedad, pero también está indicado para otras afecciones psiquiátricas, como la bulimia, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Consulta más información sobre este, que es uno de los medicamentos más famosos del mundo, sus indicaciones, precauciones y más.

Composición

Cada comprimido recubierto de 20 mg de fluoxetina contiene 22,40 mg de clorhidrato de fluoxetina y excipientes como celulosa microcristalina, croscarmelosa sódica, estearato de magnesio, aceite vegetal hidrogenado, etilcelulosa, hipromelosa, macrogol y dióxido de titanio.

Nombres comerciales

Prozac es el nombre del medicamento de referencia que tiene como sustancia principal la fluoxetina. Pero es posible encontrarlo a través de otras marcas similares, como Daforin, Eufor, Fluxene, Verotin, entre otras.

¿Para qué se utiliza la fluoxetina?

La mayoría de las enfermedades psiquiátricas no tienen una causa totalmente conocida por la medicina y la ciencia. Sin embargo, los estudios científicos señalan algunos caminos que tienen sentido.

Hay teorías que indican que es la baja cantidad de serotonina, la hormona del ánimo, en el cerebro, una de las principales causas de sus ataques. Precisamente por eso, los medicamentos que la gestionan ayudan a mantener bajo control enfermedades como la depresión.

Y el clorhidrato de fluoxetina no sólo sirve para aumentar los niveles de serotonina entre las neuronas. Este cuadro mejora la enfermedad de forma gradual y tiene signos positivos ya al inicio del tratamiento, entre dos y seis semanas.

  • Depresión: por ser relativamente antiguo y no tener antecedentes de riesgos graves, el Prozac es uno de los medicamentos más utilizados en todo el mundo para el tratamiento de la depresión, ya que actúa sobre la hormona del estado de ánimo.
  • Bulimia: este medicamento también puede utilizarse para quienes están tratando la bulimia nerviosa, un trastorno alimentario que implica compulsión y métodos extremos para perder peso.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): Las personas con TOC pueden tomar clorhidrato de fluoxetina, ya que esta sustancia aumenta los niveles de serotonina en el cerebro y, por tanto, puede mejorar los síntomas de la enfermedad.
  • Trastorno disfórico premenstrual (TDPM): al igual que en el caso del TOC, la fluoxetina es capaz de regular los niveles hormonales en el cerebro y aliviar el TDPM, un síndrome que provoca graves cambios de humor en el periodo previo a la menstruación.

Indicación

La fluoxetina está indicada para el tratamiento de trastornos psiquiátricos como la depresión, la bulimia nerviosa, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y el trastorno disfórico premenstrual (TDPM).

Acción esperada

La fluoxetina aumenta los niveles de serotonina entre las neuronas hasta el punto de que los síntomas mejoran o se curan. El tratamiento puede durar meses o incluso años.

¿Cómo tomarlo?

El medicamento debe tomarse con agua u otros líquidos, independientemente de las comidas.

La dosis básica indicada en el prospecto de la fluoxetina es de 20 mg al día para los pacientes con depresión o TDPM, 60 mg diarios para los que padecen bulimia y de 20 mg a 60 mg para los casos de TOC.

La dosis básica puede reducirse o aumentarse, siempre que no supere el límite de 80 mg al día.

Efectos secundarios

Como ocurre con la mayoría de los medicamentos, hay una serie de posibles efectos secundarios una vez que se inicia su uso continuado. Varían según el organismo de cada persona. Hay quienes toleran bien la sustancia y, por tanto, no sienten nada, así como hay pacientes afectados.

Eventualmente pueden aparecer náuseas, diarrea, empeoramiento de la ansiedad, nerviosismo y dolores de cabeza. En raras ocasiones, se produce un descenso de la energía y somnolencia.

Un efecto secundario común es la pérdida de apetito, que indirectamente favorece la pérdida de peso.

Los efectos secundarios permanecen hasta 4 semanas, periodo de adaptación al medicamento. Si persisten, se recomienda acudir al médico responsable.

¿La fluoxetina adelgaza?

La fluoxetina puede ayudar a las personas obesas gracias a su acción supresora del apetito.

Sin embargo, la pérdida de apetito se produce sólo en los primeros meses tras la introducción del fármaco, únicamente como efecto secundario. Por ello, las personas que consumen el fármaco durante mucho tiempo suelen recuperar los kilos perdidos anteriormente.

¿Provoca sueño?

La fluoxetina provoca sueño sólo en raras ocasiones, pero únicamente durante el periodo de adaptación, que no debe superar las cuatro semanas tras el inicio del tratamiento.

Contraindicaciones

Algunos pacientes pueden verse perjudicados por el uso de la fluoxetina, como los que tienen problemas renales y hepáticos, los ancianos, las mujeres embarazadas y las mujeres lactantes. En estos casos, conviene discutir con el médico los pros y los contras de la administración del medicamento.

El antidepresivo también está contraindicado para los pacientes alérgicos a la fluoxetina o a cualquiera de los componentes de la fórmula. Además, no deben tomarlo quienes utilizan inhibidores de la monoaminooxidasa, otra clase de antidepresivos.

Interacciones con otros medicamentos

Uno de los mayores inconvenientes de la fluoxetina es su elevada tasa de interacción con diversos medicamentos, que pueden potenciar sus efectos. Algunos ejemplos son los medicamentos para la presión arterial y los anticoagulantes.

El antidepresivo también debe administrarse con precaución en pacientes que utilizan fármacos metabolizados por el hígado, como el paracetamol, la propafenona y la clorpromazina.