Saltar al contenido

Garganta inflamada, conoce los síntomas y cómo tratarla

mayo 25, 2021

Los dolores de garganta son bastante comunes, especialmente en las épocas más frías del año. Uno de los motivos puede ser la inflamación en la garganta, que molesta mucho a la persona, generando irritación, ardor, tos, además de dificultad para tragar, molestando las comidas.

El dolor de garganta no es más que un proceso inflamatorio en la región de la orofaringe y de la laringe, que puede afectar a la faringe, a las amígdalas y, eventualmente, a las cuerdas vocales, y puede causar dolor y ronquera.

Causas del dolor de garganta

Las causas más comunes son virales, llamadas faringitis y laringitis virales, y bacterianas, conocidas como amigdalitis y faringitis bacterianas. Pero también pueden producirse debido a procesos alérgicos y al reflujo ácido del estómago.

Esta inflamación suele aparecer más en las estaciones más frías del año, sobre todo por la fácil propagación de los virus, más aún en ambientes cerrados. El tiempo seco también empeora los síntomas.

Las personas alérgicas pueden sufrir dolores de garganta cuando se exponen a sustancias irritantes y padecen un exceso de producción de mucosidad, que puede acumularse en la garganta y en la parte posterior de la nariz.

La rinitis y la sinusitis, el reflujo gastrointestinal también pueden dejar la garganta inflamada, generando irritación, inflamación y dolor recurrente.

El aire seco también puede ser responsable de la inflamación de la garganta. El aire acondicionado puede provocar sequedad de garganta, irritación y dolor. La exposición al humo del cigarrillo también puede ser una causa.

Situaciones sencillas como cantar o hablar demasiado pueden provocar una inflamación y más posibilidades de dañar la garganta y las cuerdas vocales.

También es importante saber que el dolor de garganta puede transmitirse de persona a persona, por lo que es importante identificar su origen.

Síntomas

En general, los síntomas del dolor de garganta pueden ser:

  • Dolor e irritación en la garganta;
  • Dolor al tragar
  • Dolor en la cabeza y en el cuerpo
  • Fiebre
  • Malestar general
  • Ronquera
  • tos seca
  • Glándulas inflamadas en el cuello o la mandíbula
  • amígdalas inflamadas
  • nariz que gotea
  • estornudos
  • Náuseas y vómitos.

¿Qué significa la presencia de pus?

Cuando hay presencia de exudado purulento o pus -que es una secreción generalmente amarillenta o blanquecina, líquida, con alto contenido en proteínas y leucocitos, puede significar infección bacteriana. Puede causar daños en los tejidos y los vasos sanguíneos, por lo que debe ser evaluado por un médico.

Tratamiento: ¿cómo curar y aliviar el dolor?

Si no se tratan, las infecciones en la garganta u orofaringe pueden tener como principales complicaciones la formación de abscesos -que son acumulaciones de pus-, una afección infecciosa más grave que suele requerir drenaje quirúrgico e incluso hospitalización.

Un cuadro de dolor leve, sin fiebre, puede tratarse en casa con analgésicos y gárgaras, sin necesidad de acudir al hospital. Sin embargo, si no se produce una mejora en 24 o 48 horas o hay un rápido empeoramiento del dolor o la fiebre, la situación debe ser evaluada por el médico.

La forma más habitual de aliviar el dolor es con el uso de analgésicos como la dipirona y el paracetamol. Hacer gárgaras con soluciones ligeramente anestésicas puede ayudar.

Como las infecciones víricas y bacterianas son altamente infecciosas, no se recomienda el contacto de las mucosas de un enfermo con una persona sana.

Uso de medicamentos

Al principio de los síntomas (primeras 24 horas), se pueden utilizar analgésicos y esperar una mejora. Si no se produce ninguna mejora, o si empeora en 24 horas, es necesario buscar atención médica.

  • Antiinflamatorios: sólo deben usarse con receta médica por el riesgo de efectos secundarios;
  • Antibiótico: se utiliza en casos de infecciones bacterianas.

Pueden ser detectados por el médico en el examen físico, o con un examen de investigación de bacterias en la orofaringe, que aunque es útil en algunos casos, no siempre es necesario.

Remedios caseros para el dolor de garganta

Como el dolor de garganta es un problema común, que no es tan grave al principio y que tiene fácil resolución, es normal que los pacientes quieran aliviar el dolor y/o tratar los síntomas en casa.

Las gárgaras caseras con sal, limón y vinagre, pueden ayudar como antiséptico al formar soluciones hipertónicas. Las soluciones con Ph ácido también pueden ayudar a controlar la proliferación de bacterias.

¿Cómo evitarlo?

Para tratar y prevenir la inflamación, es necesario mantener algunos hábitos saludables, como:

  1. Mantener una dieta equilibrada, adecuada y fácil de comer durante las crisis de dolor;
  2. Duerme bien;
  3. Beba agua de forma correcta y suficiente;
  4. Tener hábitos saludables, como no fumar y no beber alcohol.

Conviene recordar que algunas personas tienen sensibilidad y choque térmico con la ingestión de líquidos fríos. Por lo tanto, en estos casos, debe evitarse su consumo, especialmente en la época más fría del año.