Saltar al contenido

Heces con mucosidad: ver la causa del problema gastrointestinal

mayo 24, 2021

El aspecto de las heces, al igual que el de la orina, puede decir mucho sobre su salud. Una de las anomalías más alarmantes y fáciles de notar se refiere a las heces con moco, una sustancia gelatinosa y de color blanco o amarillento.

Su aparición puede ser un signo de varias implicancias. Entender cuáles y qué hacer.

¿De dónde viene la mucosidad?

La mucosidad es una sustancia gelatinosa que los intestinos producen para mantener húmedo y lubricado el revestimiento del colon (porción media del intestino grueso), facilitando así la defecación.

Las heces suelen contener una pequeña cantidad de moco, imperceptible a simple vista, que es perfectamente normal. La preocupación comienza con la aparición de cantidades visibles de secreción.

¿Cómo identificarlo?

La mucosidad hace que las heces tengan un aspecto aceitoso y brillante y pueden ser de color claro, blanco o verdoso.

¿Qué pueden ser las heces mucosas?

Algunos factores están relacionados con la aparición de heces mucosas, son:

Intolerancia a los alimentos

Las intolerancias alimentarias -como las asociadas a la lactosa o al gluten- pueden provocar heces mucosas, además de otros síntomas como:

  • Hinchazón
  • Diarrea
  • Erupciones cutáneas
  • Estreñimiento

Problemas emocionales

Los problemas emocionales, como el estrés y la ansiedad, pueden perjudicar en gran medida la función intestinal, lo que provoca la aparición de mucosidad en las deposiciones.

Uso de laxantes

Los laxantes son sustancias que provocan contracciones intestinales que ayudan al individuo a defecar. Debido al aumento de los movimientos intestinales, puede producirse la aparición de heces con moco.

Enfermedades intestinales

El síndrome del intestino irritable puede aumentar la producción de moco, tanto en los casos con diarrea como con más estreñimiento.

La colitis ulcerosa puede provocar la inflamación de la mucosa del intestino grueso y la aparición de úlceras. Estas llagas pueden sangrar y producir pus y mucosidad.

Infecciones bacterianas

Más comunes que otros problemas, las infecciones bacterianas suelen estar causadas por bacterias como Campylobacter, Salmonella, Shigella y Yersinia. Además de la mucosidad en las heces, sus síntomas incluyen:

  • Diarrea
  • Cólico
  • Vómitos
  • Náuseas
  • Fiebre

Fisura y úlcera anal

Una fisura anal es una llaga o un corte doloroso en el revestimiento del ano. Puede dar lugar a una alta presión de la musculatura anal y, por tanto, cambiar el moco presente en las heces, ya que sirve para mantener el revestimiento del colon húmedo y lubricado.

Las úlceras tienen cualidades similares a las fisuras anales. Con la quimioterapia o la radioterapia, el organismo puede experimentar una pérdida de mucosidad más grave, denominada mucositis gastrointestinal, que puede requerir tratamiento hospitalario.

Síntomas asociados

Especialmente si se acompaña de alteración del ritmo intestinal (diarrea y/o estreñimiento), aumento de gases, hinchazón y sangrado

¿Qué hacer en caso de sospecha?

Después de que la persona identifique cambios en las heces, debe pedir una cita con un médico, preferiblemente un gastroenterólogo o un coloproctólogo.

Se pueden solicitar muestras de sangre y/o heces para su análisis. Si se necesitan más investigaciones, puede ser necesario realizar una resonancia magnética del abdomen, una colonoscopia, una endoscopia o incluso un TAC.

Tratamiento de las heces mucosas

Según el especialista, primero es necesario identificar las causas de las heces mucosas. Después, se pueden adoptar varios enfoques.

Cambio de hábitos alimentarios

Es posible que haya que cambiar los hábitos alimentarios para disminuir las posibilidades de que se repita el problema.

Esto es especialmente cierto en los casos de intolerancia alimentaria. Si tiene alguno, los cambios en el estilo de vida deben producirse rápidamente.

Medicamentos

Si se encuentran bacterias en las heces, se aconsejará el uso de antibióticos, junto con reposo e hidratación.

La cirugía puede ser necesaria para aquellos con fisuras anales y úlceras rectales.

Algunos probióticos y suplementos de venta libre pueden ayudar a los pacientes con movimientos intestinales diarios irregulares, estreñimiento o diarrea, pero se recomienda discutir previamente sus pros y sus contras con un médico o farmacéutico.

Llevar un diario intestinal puede ayudar a las personas con mucosidad frecuente y persistente en las heces a observar patrones. Esta herramienta es muy útil también para los médicos.

Posibles complicaciones

La inflamación intestinal crónica puede favorecer la aparición de hemorragias intestinales e incluso de cáncer, por lo que es fundamental acudir a un especialista ante cualquier problema en este sistema.

¿Cómo se puede prevenir?

Es posible reducir el riesgo de desarrollo y problemas intestinales con las siguientes medidas:

  • Una buena dieta, con una ingesta adecuada de agua y fibra
  • Actividad física regular
  • Control del estrés