Saltar al contenido

Hernia inguinal: Qué es, síntomas, tratamiento, cirugía y más

mayo 24, 2021

La hernia inguinal se produce cuando la grasa o los órganos de la cavidad abdominal -como parte del intestino- se desbordan de su lugar normal a una región subcutánea cercana a la ingle. El síntoma principal es el aumento de volumen en la región, pero puede haber otros si no se trata adecuadamente. Aprenda todo sobre la hernia inguinal a continuación.

¿Qué es la hernia inguinal?

Toda hernia es la salida de un órgano o tejido de su posición normal a otro espacio, ya sea a través de una abertura natural o adquirida.

La hernia abdominal, por ejemplo, es todo defecto de la pared abdominal que permite que el contenido intracavitario (órganos y grasa) se insinúe bajo la piel.

En el caso de la hernia inguinal, en cambio, dicho defecto se produce en la región inguinal y afecta a un canal natural de nuestro organismo: el canal inguinal – pasaje que alberga el cordón espermático en el hombre y los ligamentos del útero en la mujer.

Tipos

Existen dos tipos principales, que pueden afectar a uno o a ambos lados del cuerpo (hernia inguinal bilateral):

Indirecto

Se produce por un ensanchamiento del anillo inguinal profundo, permitiendo que el contenido intracavitario se insinúe a través del propio canal inguinal.

Directo

La hernia inguinal directa, en cambio, se produce directamente por un fallo de los músculos de la región, lo que hace que los órganos y la grasa intraabdominal se pronuncien a través de ella.

Causas

Las causas de la hernia inguinal son básicamente dos factores: un aumento de la presión abdominal o una menor resistencia de la musculatura.

Ambos están relacionados con una serie de factores de riesgo, que veremos a continuación.

Factores de riesgo

Algunos hábitos y características son capaces de debilitar la musculatura y/o aumentar la presión abdominal, propiciando la formación de hernias, tales como

  • Desnutrición
  • Obesidad
  • Fumar tabaco
  • Tos crónica
  • Profesiones manuales, como las de la construcción o los levantadores de pesas

Los hombres también son más propensos a tener una hernia inguinal en comparación con las mujeres.

Signos y síntomas de la hernia inguinal

Las quejas de los pacientes giran casi siempre en torno al abultamiento en la zona de la ingle, que puede aumentar con el esfuerzo. Sin embargo, a veces hay dolor en el lugar.

Si surgen complicaciones, puede producirse una inflamación local y el cese de los movimientos intestinales, lo que requiere una solución urgente.

Diagnóstico

El diagnóstico suele hacerse sólo con una conversación con el paciente, en la que éste cuenta la historia de la afectación, así como los síntomas, y realiza una exploración física.

Cuando es necesario, se solicita una ecografía de la región inguinal para ayudar y confirmar el cuadro clínico.

¿Qué profesional hay que buscar?

El profesional cualificado para tratar esta enfermedad es el cirujano, que puede ser cirujano general o gastrocirujano.

¿Se puede curar?

Todos los enfoques quirúrgicos de las hernias inguinales pueden dar lugar a la curación, pero siempre existe un porcentaje de recidiva, es decir, la posibilidad de que el problema vuelva a aparecer. Sin embargo, este riesgo puede minimizarse mediante el rigor técnico y el cambio de algunos hábitos del paciente.

Tratamiento

Cirugía de hernia inguinal

Según el cirujano Iuri Tamasauskas, existe una “máxima” en cirugía general según la cual una hernia diagnosticada es una hernia operada. La explicación es que la cirugía electiva es extremadamente segura y rápida, frente al riesgo que puede existir en caso de tener que abordar la enfermedad en urgencias.

En este procedimiento, el médico realiza una pequeña incisión y devuelve el tejido extravasado a la cavidad abdominal. A continuación, refuerza la región con suturas y mallas quirúrgicas para “sujetar” la hernia.

La cirugía de la hernia inguinal también puede realizarse por laparoscopia, una técnica que utiliza cortes mínimos y microcámaras para realizar la corrección y es, por tanto, menos invasiva.

Medicamentos

Como la hernia inguinal suele tratarse con cirugía, los medicamentos entran como coadyuvantes para controlar mejor los posibles síntomas, como el dolor y la inflamación.

¿Vale la pena el cabestrillo para la hernia inguinal?

Un soporte, como un cinturón de cabestrillo, puede ayudar a tratar las molestias causadas por la hernia inguinal, pero sólo la cirugía puede solucionar el problema de forma permanente.

Pronóstico

Después de la cirugía, las posibilidades de que la hernia inguinal vuelva a aparecer son bajas, siempre que se corrijan los hábitos y las características que predisponen a la hernia.

Complicaciones

Presión sobre los tejidos cercanos

La hernia inguinal puede aumentar de tamaño con el tiempo y, si no se corrige, llegar a zonas cercanas, como el escroto. Como resultado, habrá dolor e hinchazón.

Hernia encarcelada

En algunos casos, el contenido de la porción del intestino que está herniada puede atascarse y generar una obstrucción en el órgano. Como resultado, el movimiento intestinal natural no se producirá y aparecerán dolores, náuseas y vómitos.

Estrangulamiento

La hernia inguinal encarcelada puede evolucionar con la pérdida de la irrigación sanguínea y, posteriormente, la muerte tisular de parte del órgano. Esta complicación es potencialmente mortal y requiere una intervención quirúrgica inmediata.

Prevención

La prevención se realiza mediante cuidados que eviten el aumento de la presión intraabdominal, como el levantamiento de pesas, así como la pérdida de resistencia muscular.

Así, se recomiendan buenos hábitos, como una alimentación adecuada, evitar el sedentarismo, no fumar y combatir la obesidad.