Saltar al contenido

Hipotiroidismo: síntomas, causas, tratamientos y más

mayo 24, 2021

El hipotiroidismo, también llamado hipotiroidismo, es una de las disfunciones más comunes que afectan al tiroides, una glándula situada en el cuello que se encarga de la producción de hormonas que influyen en el funcionamiento de todo el organismo. Esta estructura es tan importante que su alteración tiene un impacto directo en el metabolismo, el cerebro, el corazón y otros órganos vitales.

A continuación, vea cómo detectar y tratar la enfermedad:

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se clasifica como la baja producción de hormonas por parte de la glándula tiroides, como la T3 (triyodotironina) y la T4 (tiroxina).

Más común en las mujeres, esta deficiencia acaba ralentizando el funcionamiento del organismo, provocando consecuencias como el cansancio y la depresión.

Hipotiroidismo e hipertiroidismo: diferencias

A diferencia del hipo, en el caso del hipertiroidismo la tiroides comienza a producir en exceso hormonas tiroideas. Si no se trata, puede provocar problemas como insuficiencia cardíaca congestiva y osteoporosis.

Hipotiroidismo congénito

Esto ocurre cuando el hipotiroidismo afecta a los recién nacidos. La enfermedad puede comenzar incluso durante el embarazo debido a una malformación en el desarrollo de la glándula tiroides del feto.

La enfermedad puede diagnosticarse mediante la “punción del talón”, que debe realizarse entre el tercer y el sexto día de vida del recién nacido. Esta prueba es de suma importancia, ya que algunos bebés no muestran ningún síntoma de hipotiroidismo después del nacimiento, lo que puede dar lugar a futuras complicaciones, como el retraso mental.

Si el tratamiento se inicia inmediatamente, el niño pasará a llevar una vida normal.

Causas

La mayoría de las veces, el hipotiroidismo está causado por una inflamación llamada tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca a las células de la propia glándula.

El estrés también es un factor que puede causar daños en la tiroides y, con el tiempo, puede comprometer su función.

Además, enfermedades como la depresión también pueden afectar a la producción de hormonas tiroideas.

Factores de riesgo

Hay algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollar hipotiroidismo:

  • Ser mujer
  • Estar embarazada o en periodo de posparto (hasta seis meses)
  • Habiendo empezado la menopausia
  • Tener 50 años o más
  • Tener antecedentes familiares de hipotiroidismo
  • Tiene una enfermedad autoinmune como el síndrome de Hashimoto
  • Ha sido tratado con yodo radiactivo
  • Ha recibido algún tipo de radiación en el cuello o en la parte superior del torso
  • Se ha sometido a cirugía de tiroides

Síntomas de hipotiroidismo

La enfermedad siempre está relacionada con un funcionamiento del cuerpo más lento de lo normal, por lo que los síntomas de hipotiroidismo como:

  • Fatiga
  • Depresión
  • Latidos desacelerados
  • Intestino atascado
  • Menstruación irregular
  • Lapsos de memoria
  • Pieles secas
  • Pérdida de cabello y uñas
  • Aumento de peso
  • Baja libido
  • Colesterol alto

Algunos de estos signos pueden no manifestarse o pasar desapercibidos, por lo que es importante mantener al día los controles hormonales.

¿Le hace ganar o perder peso?

La relación de la tiroides con el aumento de peso es compleja, ya que existe, de hecho, una cierta influencia de la glándula en el metabolismo basal (que garantiza el funcionamiento del organismo, incluso en reposo). Sin embargo, no todas las personas con hipotiroidismo tienen problemas de peso.

Esto se debe a que hay personas que tienen una versión severa de la condición pero no muestran ningún cambio de peso y hay quienes tienen un grado más leve y terminan ganando más peso.

Esto significa que otros factores, no sólo la función tiroidea, pueden influir en el aumento o la pérdida de peso.

Lo que realmente ocurre es la acumulación de proteínas en los tejidos y la hinchazón. Por lo tanto, no hay un aumento de la grasa corporal, sino un exceso de líquido. Concomitantemente, puede haber dificultad para perder peso, ya que el cuerpo comienza a gastar menos energía diariamente y, por lo tanto, muchas personas hacen grandes esfuerzos para perder peso, pero terminan sin ver resultados.

La disfunción tiroidea por sí misma no conduce al aumento de peso, pero facilita que esto ocurra en personas que tienen un estilo de vida menos favorable al control del peso.

La situación sólo cambia cuando se regulan las hormonas tiroideas.

Diagnóstico

El diagnóstico de cualquier disfunción tiroidea se realiza con un simple análisis de sangre para medir los niveles de TSH (hormona estimulante del tiroides). Sin embargo, el médico puede solicitar otras pruebas, como la determinación de T4 libre y T3 total y/o libre.

También en el análisis de sangre se pueden detectar anticuerpos que detectan enfermedades tiroideas autoinmunes.

Ecografía y/o punción, para identificar posibles nódulos y su naturaleza (benigna o maligna).

Y en el caso de los bebés, el pinchazo en el talón, que debe hacerse entre el tercer y el sexto día de vida.

¿Qué profesional debo buscar?

El endocrinólogo es el especialista más adecuado para diagnosticar y tratar el hipotiroidismo.

¿Se puede curar?

No hay cura, pero el tratamiento permite al paciente llevar una vida normal sin los síntomas del hipotiroidismo.

Sin embargo, la enfermedad puede empeorar, por lo que es importante vigilar constantemente la glándula con un médico, que evaluará posibles cambios en el tratamiento.

Tratamiento del hipotiroidismo

Medicamentos

El tratamiento del hipotiroidismo se realiza siempre con la ayuda de hormonas sintéticas, normalmente levotiroxina -cuyo nombre comercial más común es Euthyrox 137-, que se ingieren diariamente por vía oral. Los efectos positivos se notan a partir de dos semanas después del inicio del tratamiento y dejan al paciente gradualmente menos cansado y con niveles de colesterol más adecuados.

Es importante mantener un seguimiento médico, ya que las dosis de la medicación pueden cambiar a lo largo de la vida.

Medicina alternativa

Aunque la mayoría de los médicos recomiendan la tiroxina sintética, algunas personas recurren a extractos naturales que contienen hormonas tiroideas derivadas de las glándulas de los cerdos.

Pronóstico

Una vez iniciado el tratamiento, los síntomas del hipotiroidismo deberían empezar a remitir y la calidad de vida del paciente volver a la normalidad.

Además de la medicación, es importante mantener un estilo de vida saludable, como comer adecuadamente y hacer ejercicio, para ayudar al cuerpo a funcionar correctamente y, en consecuencia, mantener la tiroides más regulada.

Complicaciones

El descontrol del tiroides tiene consecuencias para todo el organismo. Por lo tanto, cuando no se sigue el tratamiento, se producen trastornos neurológicos, gastrointestinales, metabólicos y renales, además de consecuencias como anemia, bocio, infertilidad, depresión, enfermedades coronarias, disfunciones respiratorias, glaucoma, hipertensión e insuficiencia cardíaca.

En los recién nacidos, puede provocar retraso mental, sordera y deficiencia de crecimiento.

Prevención

La medicina aún no ha descubierto con exactitud la causa del hipotiroidismo ni de las enfermedades autoinmunes relacionadas con él. Sin embargo, se plantea la hipótesis de que el estilo de vida de una persona, como el estrés excesivo, puede causar daños en la glándula y las consiguientes complicaciones.

Por ello, conviene apostar por una rutina saludable, reducir el nerviosismo y realizar exámenes rutinarios periódicamente.