Saltar al contenido

Ictericia neonatal: Qué es, causas y cómo tratar la coloración amarilla del bebé

mayo 24, 2021

La ictericia neonatal es una enfermedad caracterizada por el color amarillo de la piel, las mucosas y/o los ojos de los recién nacidos. El problema se produce debido al exceso de bilirrubina en el torrente sanguíneo, que es un pigmento producido como resultado del deterioro de los glóbulos rojos, células que transportan el oxígeno por el cuerpo.

¿A quién afecta?

La ictericia afecta principalmente a los bebés nacidos antes de las 38 semanas de gestación, aunque hay excepciones, cuando el hígado no está suficientemente desarrollado para eliminar el exceso de bilirrubina de la sangre.

¿Cuánto tiempo dura?

Generalmente, hasta 3 semanas, pero hay casos que persisten durante más tiempo.

Síntomas de la ictericia neonatal

El principal síntoma de la ictericia neonatal es precisamente el cambio de coloración de la piel, las mucosas y el blanco de los ojos, que suele aparecer de 2 a 4 días después del nacimiento.

Sin embargo, el color amarillento en los bebés no siempre es tan fuerte como para que se note fácilmente. En este caso, una sencilla prueba consiste en presionar suavemente la frente o la nariz del pequeño: si el lugar se vuelve amarillo, puede tratarse de un caso leve del problema.

Aunque la mayoría de los hospitales hacen pruebas para analizar si hay ictericia neonatal antes de dar el alta al pequeño en casa, está indicado que los responsables se pongan en contacto con un médico si lo notan:

  • Bebé con piel amarillenta
  • Bebé con ojos amarillentos
  • Apatía o cansancio excesivo
  • Irritabilidad anormal

Causas

La hiperbilirrubinemia neonatal es más común que el problema en los adultos debido a la inmadurez del hígado para eliminar el pigmento amarillo de la sangre.

Si no se trata de una ictericia fisiológica, la afección puede ser el resultado de enfermedades subyacentes como:

  • Hemorragia
  • Sepsis
  • Infecciones causadas por virus o bacterias
  • Incompatibilidad sanguínea entre la madre y el bebé
  • Mal funcionamiento del hígado
  • Enfermedad que altera el flujo de glóbulos rojos

Factores de riesgo

Los grupos más propensos a tener ictericia son:

  • Bebés prematuros
  • Bebés que sufrieron hematomas durante el parto
  • Bebés con un tipo de sangre diferente al de su madre
  • Bebés que tienen dificultades para ser amamantados

Diagnóstico

El diagnóstico de ictericia en un recién nacido suele determinarse por el aspecto del bebé y por la medición del nivel de bilirrubina en la sangre. En algunos casos, puede ser necesaria una prueba que mida la reflexión de la luz a través de la piel.

Complicaciones

La ictericia neonatal en su forma grave puede provocar las siguientes complicaciones si no se trata adecuadamente:

Encefalopatía aguda por bilirrubina: condición causada por la presencia del pigmento amarillo en el cerebro, que puede generar daños importantes como llanto estridente, dificultad para alimentarse, fiebre y apatía.

Kernicterus: se produce cuando la encefalopatía aguda por bilirrubina causa daños permanentes en el cerebro, lo que provoca movimientos involuntarios y/o pérdida de audición.

Tratamiento de la ictericia neonatal

La ictericia neonatal suele remitir de forma espontánea en un máximo de tres semanas, pero hay casos más preocupantes que requieren hospitalización y tratamientos, como:

Fototerapia

Su objetivo es exponer al bebé desnudo a una lámpara que emite luz azul-verde, que altera las moléculas de bilirrubina para que puedan ser eliminadas a través de la orina y las heces.

Inmunoglobulina intravenosa

Si el problema está causado por las diferencias entre los tipos de sangre de la madre y del bebé, puede ser necesario administrar al bebé una transfusión intravenosa de inmunoglobulina, que puede reducir los anticuerpos de la madre en la sangre del bebé.

Transfusión

En raras ocasiones, puede ser necesario someter al recién nacido con ictericia neonatal a transfusiones de sangre completas.

Cambios en la alimentación

Al aumentar el número de tomas se producen más movimientos intestinales, lo que ayuda a eliminar el amarillismo en el bebé. Además, si hay problemas de desarrollo, el médico puede recomendar suplementos dietéticos.

Prevención

Una nutrición adecuada es la mejor manera de prevenir la ictericia neonatal, es decir, mantener una buena cantidad de alimentos, además del seguimiento médico.