Saltar al contenido

Ictericia: qué es, tratamientos y causas del problema en adultos y recién nacidos

mayo 24, 2021

La ictericia es una enfermedad que hace que el paciente comience a presentar el amarillamiento de la piel, en la mucosa y en la parte blanca de los ojos. Su manifestación por sí misma no es un problema, sin embargo suele ser consecuencia de enfermedades que afectan al organismo. Entiéndelo:

¿Qué es la ictericia?

Según el gastroenterólogo Rodrigo Toledo, egresado de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), el amarillamiento ocurre por el exceso de pigmento de bilirrubina, que se fija gradualmente en la piel para comprometer su coloración natural. La afectación es inofensiva, pero se considera un signo importante para otros diagnósticos.

¿Qué es la bilirrubina?

La bilirrubina es un pigmento amarillo que se produce cuando los glóbulos rojos, encargados de transportar el oxígeno a las células, se deterioran en un proceso natural de reciclaje. Esta acción se produce en diferentes partes del cuerpo, como el bazo, la médula ósea y el hígado, siendo este último el más común.

En su estado normal, la sustancia amarillenta va al hígado, donde se mezcla con la bilis, y se procesa a través de los conductos biliares, siendo utilizada posteriormente en el proceso de digestión y en la orina.

Causas

El problema está relacionado con enfermedades que dañan el hígado, interfieren con la bilis o destruyen demasiados glóbulos rojos. Algunos de ellos son

  • Anemia
  • Cáncer
  • Cirrosis
  • Colestasis del embarazo
  • Colangitis
  • Enfermedad de Wilson
  • Enfermedad hepática alcohólica
  • Esferocitosis
  • Fiebre amarilla
  • Hepatitis
  • Leptospirosis
  • Malaria
  • Sepsis
  • Síndrome de Gilbert
  • Síndrome de Cridler-Najjar
  • Talasemia

Tipos de ictericia

Existen cuatro tipos de ictericia: hemolítica, hiperbilirrubinemia, hepatocelular y obstructiva.

Cada una de ellas está causada por el fallo de algún proceso en el organismo, pero todas se originan por la bilirrubina elevada y dejan la piel amarillenta.

Hemolítico

Se produce cuando hay una anomalía en la producción de glóbulos rojos, común en los casos de transfusiones de sangre que dan lugar a la formación de anticuerpos.

Hiperbilirrubinemia

Cuando la enzima responsable del metabolismo de la bilis es defectuosa. Es más frecuente en los recién nacidos.

Hepatocelular

Este caso de ictericia es el resultado de algún virus, como en los casos de hepatitis y cirrosis.

Obstructivo

Se produce por la obstrucción de las vías biliares, posible consecuencia de la presencia de colangitis y cánceres que impiden el flujo de bilirrubina.

Factores y grupos de riesgo

Como dice Rodrigo Toledo, “los pacientes con dependencia del alcohol y problemas hepáticos de origen hereditario” integran el grupo de riesgo de ictericia.

El uso de fármacos, las infecciones y las enfermedades de la sangre también aumentan la probabilidad de aparición.

Aunque los recién nacidos también presentan un color amarillento, cabe destacar que su duración suele ser corta. Si los efectos se prolongan, es necesario acudir al médico.

Síntomas asociados

Como la ictericia ya se caracteriza por ser un síntoma de algunas enfermedades, no hay manifestaciones muy diferentes de la amarillez de la piel y los ojos.

Sin embargo, su aparición puede estar asociada a otras manifestaciones, lo que puede facilitar el diagnóstico y ayudar al médico a seguir un camino claro para el tratamiento. Algunos de estos síntomas son:

  • Dolor en la región del abdomen
  • Fatiga
  • Somnolencia
  • Agitación
  • Sangre en las heces
  • Aparición de muchos hematomas en la piel
  • Vómitos con sangre
  • Fiebre
  • Pérdida de apetito

Diagnóstico

La ictericia suele identificarse mediante un examen clínico y un análisis de sangre.

Durante la consulta, el médico hace preguntas sobre los síntomas y los antecedentes de enfermedades (especialmente las hepáticas). El médico también pregunta sobre las condiciones que aumentan el riesgo de hepatitis -una de las causas más comunes de ictericia-, como el consumo de drogas, la falta de vacunación, la hemodiálisis o las relaciones sexuales sin protección.

A continuación, el médico examina al paciente en busca de síntomas que sugieran la existencia de enfermedades graves y, en función de los resultados, ordena la realización de pruebas.

Entre las pruebas más comunes para detectar la ictericia se encuentran los análisis de sangre que evalúan la función hepática, la presencia de virus y la capacidad de coagulación, y las pruebas de imagen como la resonancia magnética y el TAC.

Complicaciones

Si no se trata, la enfermedad que causa la ictericia puede empeorar y causar daños al paciente.

En cuanto se nota que la piel se vuelve amarillenta y algunos síntomas comunes, como náuseas y fiebre, es necesario acudir al médico para que realice el diagnóstico y lleve a cabo un tratamiento eficaz de la enfermedad primaria.

En los casos de los recién nacidos, el problema debe recibir una atención especial lo antes posible para no afectar al funcionamiento de los órganos, como el hígado.

Tratamientos

El tratamiento de la ictericia depende del diagnóstico de la enfermedad que la ha causado.

Fototerapia

En los recién nacidos se utiliza la fototerapia para la ictericia, un procedimiento con luces brillantes dispuestas directamente sobre la piel del bebé para disminuir la bilirrubina elevada y controlar el color amarillo.

En el procedimiento, los bebés son expuestos desnudos -sólo con un parche en el ojo- y se les cambia de posición con frecuencia. Para determinar el éxito del procedimiento, se realizan frecuentemente análisis de sangre.

Exsanguinotransfusión

Si el procedimiento no tiene el efecto esperado, lo que es relativamente raro, el pequeño puede someterse a una transfusión en la que se sustituyen pequeñas cantidades de su sangre por sangre donada. A diferencia de la fototerapia, ésta tiene algunos riesgos, como las enfermedades cardíacas y respiratorias.

Medicamentos

En los adultos, para disminuir la piel amarillenta se puede hacer uso de medicamentos que actúan directamente en el hígado, como los compuestos por aminoácidos – el ejemplo de Epocler.

Además de esto, hay que controlar la causa adyacente de la ictericia, lo que generalmente ocurre a través de fármacos específicos y, en casos graves como el cáncer, cirugía y quimioterapia.

Prevención

No hay forma de prevenir la ictericia en los recién nacidos. Sin embargo, los adultos pueden adoptar medidas diarias que ayuden a evitar su aparición.

Entre los hábitos contra la ictericia están una alimentación cuidadosa, el control de las bebidas alcohólicas, la vacunación contra la hepatitis y las visitas regulares al médico.