Saltar al contenido

Lupus: conozca los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento

mayo 24, 2021

El lupus es un trastorno inflamatorio y autoinmune que afecta a órganos y sistemas, generando inflamación, hinchazón y daños en las articulaciones, la piel y otros tejidos. La enfermedad es más común en las mujeres, aunque también puede afectar a los hombres.

Aunque no es contagiosa, hay casos de embarazadas afectadas que transmiten la enfermedad al feto a través de la placenta.

Conozca más sobre el lupus y cómo tratarlo a continuación:

¿Qué es el lupus?

El lupus es una enfermedad autoinmune crónica que provoca la inflamación de la piel, las articulaciones y múltiples órganos.

La afección es autoinmune, es decir, ocurre cuando el sistema inmunológico comienza a atacar las estructuras del propio organismo.

La afectación se presenta en brotes que van de leves a graves y van seguidos de una fase de remisión, en la que los síntomas no se manifiestan.

Tipos

Lupus cutáneo o discoide

Este tipo se limita a la piel, generando síntomas como erupciones y llagas cutáneas que pueden ser elevadas, escamosas y rojizas. Por lo general, las lesiones aparecen en la cara, el cuello, los genitales y el cuero cabelludo.

También puede haber pérdida de cabello y cambios en el color de la piel.

Se sabe que 1/10 de las personas con este tipo de piel desarrollará lupus sistémico en el futuro.

Lupus eritematoso sistémico

Es el tipo más común y famoso de la enfermedad. Puede afectar a muchas partes del cuerpo, como la piel, las articulaciones y los órganos internos.

Esta enfermedad puede ser leve o grave. Sus consecuencias son la inflamación de los riñones, la inflamación del sistema nervioso, la inflamación de los vasos sanguíneos del cerebro, el endurecimiento de las arterias o la enfermedad coronaria.

Inducido por drogas

Esta rama de la enfermedad puede ser causada por ciertos medicamentos que generan síntomas similares a los del lupus sistémico, que desaparecen en un plazo de hasta seis meses.

Entre los fármacos relacionados con la enfermedad hay algunos para la hipertensión, la arritmia y la tuberculosis.

Lupus neonatal

En raras ocasiones, las mujeres embarazadas con enfermedades autoinmunes pueden transmitir la enfermedad a su hijo. En esta afección, denominada lupus neonatal, el niño puede desarrollar una erupción cutánea, anemia o problemas hepáticos, que desaparecen al cabo de unos meses y no causan daños definitivos.

La gran preocupación se refiere a algunos bebés afectados que nacen con graves defectos cardíacos y sin remisión espontánea.

Causas

Todavía no se sabe por qué el sistema inmunitario ataca a las propias células sanas del organismo. Sin embargo, se reconoce que la reacción puede desencadenarse en individuos con predisposición genética tras episodios de infecciones víricas, cambios hormonales, uso de ciertos fármacos y factores ambientales, como la alta exposición a la luz solar y el tabaquismo.

No se espera que los hijos de padres con lupus tengan necesariamente la enfermedad, pero hay más posibilidades de que ocurra debido al componente hereditario.

Factores de riesgo

  • Edad: aunque puede darse a cualquier edad y sexo, su aparición se observa principalmente entre los 16 y los 45 años;
  • Sexo: es más frecuente en las mujeres;
  • Origen étnico: se da más en afrodescendientes, hispanos y asiáticos.

Signos y síntomas del lupus

La doctora Bianca Savoia, de la red de centros médicos dr.consulta, afirma que los síntomas del lupus pueden variar según los tipos de la enfermedad.

Los principales son:

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Pérdida de peso
  • Dolor
  • Hinchazón
  • Deformación articular
  • Manchas en la piel, como la “erupción malar”.
  • Úlceras orales
  • Ojos y boca secos
  • Dedos hinchados
  • Alteraciones cardiopulmonares
  • Cambios en los riñones

Otros rasgos menos frecuentes de la afección abarcan:

  • Nódulos en el cuello, las axilas y/o la ingle
  • Pérdida de cabello
  • Presión arterial alta
  • Migraña
  • Dolor de estómago
  • Depresión
  • Cambios neurológicos, como psicosis y convulsiones
  • Dificultad para respirar

Diagnóstico

Dado que los síntomas del lupus pueden ser similares a los de otras afecciones y aún así varían de una persona a otra, puede ser difícil diagnosticarlo.

No hay una prueba específica que pueda determinar el problema, pero la combinación de algunas pruebas, el examen físico y los síntomas es capaz de cerrar el cuadro.

Estas son las principales pruebas

  • Hemograma: análisis de sangre que mide la cantidad de glóbulos rojos y blancos, plaquetas y hemoglobina.
  • Velocidad de eritrosedimentación: determina el tiempo que tardan los glóbulos rojos en caer al fondo del tubo de sangre. A través de ella, es posible evaluar las condiciones sistémicas.
  • Análisis de orina: esta prueba mide el nivel de proteínas o glóbulos rojos en la orina
  • FAN: La prueba del factor de anticuerpos antinucleares (FAN) indica la presencia aumentada de anticuerpos producidos por su sistema inmunitario. Aunque la mayoría de las personas reciben un resultado positivo, esta prueba también indica otras enfermedades. Por lo tanto, un resultado positivo por sí solo no hace el diagnóstico.
  • Radiografía o ecocardiograma: Si el médico sospecha que existen complicaciones en el pulmón o el corazón, puede ser necesario realizar una radiografía de tórax o un ecocardiograma.
  • Biopsia: como puede dañar los riñones, en algunos casos puede ser necesario analizar una pequeña muestra de tejido, tomada mediante una biopsia, para evaluar el daño.

¿Se puede curar?

Aunque es una enfermedad sin cura, puede ser tratada hasta el punto de remitir.

Tratamiento del lupus

El tratamiento dependerá de los síntomas que se presenten y puede cambiar con el tiempo.

Los medicamentos más utilizados para controlar la enfermedad son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Medicamentos antipalúdicos.
  • Corticosteroides
  • Inmunosupresores
  • Biológicos antirreumáticos
  • Anticuerpo Rituximab

Los ejercicios físicos, la dieta natural y orgánica, los tratamientos psicológicos y la suplementación vitamínica también deben formar parte de la rutina de quienes padecen la afección.

Complicaciones

La falta de tratamiento o un tratamiento inadecuado para el lupus puede dar lugar a complicaciones y a un mayor riesgo de muerte, ya que la enfermedad puede limitar el funcionamiento físico, mental y social de una persona.

Algunos ejemplos de complicaciones del lupus son

  • Insuficiencia renal
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Trazos
  • Cambios en la visión
  • Anemia
  • Vasculitis
  • Pleuresía
  • Neumonía
  • Pericarditis
  • Infarto
  • Cáncer
  • Muerte del tejido óseo
  • Aborto espontáneo
  • Preeclampsia
  • Nacimiento prematuro