Saltar al contenido

Meningitis, qué es, transmisión, síntomas, tratamiento y vacuna

mayo 24, 2021

Las meninges son membranas que se encuentran en el interior de nuestro cráneo y su función principal es proteger el sistema nervioso central.

Debido a este papel indispensable, la meningitis (que es la infección en las meninges) debe tomarse siempre en serio.

¿Qué es la meningitis?

Hay varias causas posibles para la infección de las meninges, y es exactamente el agente causante el que diferencia el tipo de meningitis que tiene la persona.

En general, las meningitis víricas y bacterianas son las más frecuentes, siendo las primeras más comunes en verano y las segundas en invierno.

También pueden ser causadas por hongos o protozoos, pero es menos recurrente.

Grupos de riesgo

Como cualquier otra infección bacteriana o vírica, la meningitis afecta principalmente a quienes tienen un sistema inmunitario más débil.

Sin embargo, es posible identificar grupos de personas más propensas a cada tipo de enfermedad.

La meningitis neumocócica -causada por la misma bacteria responsable de la neumonía bacteriana, por ejemplo, es más frecuente en personas mayores o que han sufrido un traumatismo craneal.

Hay meningitis específicas que afectan más a niños muy pequeños, con meses de vida, o a ancianos con morbilidades, como la diabetes. La meningitis por listeria (un tipo de bacteria) se produce en personas que han consumido productos lácteos no pasteurizados.

Vacunas

Afortunadamente, el número de casos de meningitis en Brasil ha disminuido en la última década. Algunos tipos específicos de la enfermedad tienen una incidencia decreciente, especialmente debido a la implementación de importantes campañas de vacunación en el calendario oficial brasileño.

Por ejemplo, la meningitis neumocócica puede prevenirse con la misma vacuna que se aplica contra la neumonía. También existe una vacuna específica para la meningitis bacteriana meningocócica desde 2011.

Además, hay otras vacunas importantes que también ayudan a prevenir algunos tipos de meningitis, como la BCG contra la tuberculosis. Por ello, lo más seguro y certero es seguir siempre el calendario oficial.

Transmisión

Incluso con estas medidas, la meningitis sigue teniendo una alta incidencia en Brasil y es difícil de controlar.

La meningitis causada por bacterias tiene varios tipos. La más contagiosa y común es la meningitis meningocócica, que se transmite de persona a persona, especialmente a través de las vías respiratorias.

La meningitis viral tiene una mayor incidencia en verano. Se asocia a la mayor circulación de enterovirus en este periodo. Es frecuente, sobre todo en los niños.

Así que, además de las vacunas, la higiene personal es importante para evitar el contagio, ya sea por bacterias o por virus.

Lávese siempre las manos y evite llevárselas a la boca advertencia importante sobre todo para quienes tienen el hábito de morderse las uñas.

¿Cómo identificar los síntomas?

Es importante saber reconocer rápidamente los síntomas de la meningitis, porque la evolución de la enfermedad puede ser rápida y mortal, o dejar graves secuelas neurológicas.

Es una enfermedad que comparte los mismos síntomas iníciales que la gripe, como:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos

Sin embargo, la particularidad de la meningitis está en la rigidez de la nuca y el dolor en la región del cuello, que dificulta que la persona apoye la barbilla en el pecho.

Por lo tanto, en el caso de los niños y los ancianos, es necesario redoblar la atención a estos signos específicos, ya que todo puede confundirse fácilmente con un simple resfriado o una fuerte gripe.

En los bebés, la falta de apetito también puede ser un aviso.

Diagnóstico

No hay muchas formas diferentes de diagnosticar la meningitis.

Por lo tanto, el procedimiento correcto es analizar una muestra del líquido cefalorraquídeo (líquido cefalorraquídeo transparente que se encuentra entre el cráneo y la corteza cerebral, actuando como “amortiguador” del cerebro y proporcionando también nutrientes al tejido nervioso).

Tratamiento

El enfoque es bastante diferente según la causa de la meningitis.

Así, si la enfermedad es causada por un enterovirus, el tratamiento es simplemente sintomático, siendo necesario dejar que el virus termine su ciclo.

En este caso, los dolores de cabeza, la rigidez de cuello, la fiebre y todos los demás síntomas deberían evolucionar muy bien y sin secuelas en un máximo de una semana.

Sin embargo, la meningitis bacteriana es mucho más preocupante. Si el médico tiene alguna sospecha de que este es el caso, el paciente probablemente debería recibir una buena dosis de antibióticos por vía intravenosa para intentar combatir la enfermedad lo antes posible.