Saltar al contenido

Nebacetina: para qué sirve, cómo se usa, riesgos y más sobre la pomada

mayo 24, 2021

Nebacetina es el nombre comercial de una pomada bastante famosa por contener activos que tratan las heridas y combaten las posibles infecciones localizadas en la piel y las mucosas.

Aunque es muy accesible, debe utilizarse con precaución porque contiene dos tipos de antibióticos que, en caso de sobredosis, pueden causar daños a la salud.

Composición

Cada gramo de pomada de Nebacetina contiene 250 UI de bacitracina de zinc y 5 mg de sulfato de neomicina (equivalente a 3,5 mg de neomicina base), además de otros componentes como vaselina blanca, aceite mineral y alcohol cetílico.

Otros nombres comerciales

La nebacetina es su nombre comercial más conocido, pero es posible encontrar productos de otros laboratorios con los mismos compuestos. Es el caso de otros fármacos como Cicatrene, Nebactrin y Nebacimed, también indicados para el tratamiento de las infecciones de la piel y las mucosas.

¿Para qué sirve la Nebacetina?

Heridas

Según el prospecto de Nebacetina, está indicada para combatir y curar infecciones, tanto en las mucosas, como en la piel, causadas por microorganismos, como forúnculos, abscesos, heridas y quemaduras poco extensas.

Acné

Hay varios tipos de acné que causan erosiones en la piel y pueden inflamar y molestar al individuo. En estos casos, también se puede utilizar Nebacetina para evitar la infección.

Nariz

Esta pomada también puede utilizarse para el tratamiento de las infecciones de la mucosa nasal.

Quemaduras

El remedio también puede utilizarse en varias dermatitis del pañal, reduciendo su aparición y sus síntomas.

Acción esperada

Los efectos de la pomada comienzan justo después de la primera aplicación, y la lesión puede mejorar en dos o tres días.

Sin embargo, cabe señalar que la mejora depende, por supuesto, de otros factores, como el tipo y el tamaño de la lesión y otros cuidados con la herida.

¿Cómo se utiliza?

Para utilizar correctamente la pomada, es necesario higienizar muy bien la zona afectada con agua y jabón y secarla cuidadosamente.

En el momento de la aplicación, está indicado utilizar una pequeña cantidad del producto sobre la zona lesionada, de dos a cinco veces al día, con la ayuda de una gasa.

Tras la aplicación, se recomienda proteger la lesión tratada con gasas y cinta adhesiva o cinta de microporos.

El tratamiento debe durar de 2 a 3 días tras la desaparición de los síntomas.

Si el medicamento es para quemaduras o en zonas más extensas del cuerpo, debe utilizarse durante un máximo de 10 días, para evitar riesgos para la salud.

En caso de olvidar alguna dosis, la pomada debe aplicarse lo antes posible. Sin embargo, si se acerca el momento de otra aplicación, utilice sólo una dosis.

Efectos secundarios

Aunque los efectos adversos son raros, el uso tópico de la Nebacetina puede causar algunos tipos de reacciones alérgicas.

Sin embargo, cuando se utiliza demasiado el producto y se produce una absorción sistémica, pueden aparecer problemas graves. Esto se debe a que la neomicina que contiene la Nebacetina puede causar daños en el riñón y en los sistemas auditivo y laberíntico. Sólo el daño renal puede ser reversible.

También pueden producirse bloqueos neuromusculares y dolores musculares.

Contraindicaciones

Debido a que contiene dos antibióticos en su fórmula, la pomada de Nebacetina está contraindicada en algunos casos específicos. Vea cuáles son:

  • Hipersensibilidad a los ingredientes;
  • Insuficiencia renal grave, lesiones en el sistema auditivo o problemas en el sistema laberíntico;
  • Recién nacidos y prematuros;
  • Trastornos neuromusculares o en tratamiento con relajantes musculares;
  • Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia no deben utilizar en ningún caso Nebacetina sin el debido asesoramiento médico. Por lo tanto, es necesario informar al médico en caso de sospecha de embarazo.

Interacciones con otros medicamentos

Es importante evitar el uso simultáneo de Nebacetina con otros medicamentos sin el aval del especialista. Esto se debe a que puede tener sus componentes potenciados o incluso perder su efecto.

Por ejemplo, los antibióticos aminoglucósidos, como la Nebacetina, pueden potenciar la acción de los relajantes musculares y causar daños al paciente.