Saltar al contenido

Parkinson: síntomas iníciales y finales, causas y tratamiento

mayo 24, 2021

La enfermedad de Parkinson, también conocida como mal de Parkinson, es una patología que ataca al sistema nervioso del individuo y afecta, como consecuencia, a sus movimientos.

Los síntomas del Parkinson, al principio, son prácticamente imperceptibles, sin embargo, son progresivos y se hacen fácilmente visibles con el paso del tiempo.

La enfermedad también puede manifestarse en formas contrarias a los temblores, como la rigidez y la lentitud de movimientos. Entiéndelo:

¿Qué es el Parkinson?

El Parkinson es una enfermedad que afecta al sistema nervioso y al cerebro, provocando cambios en la coordinación motora, rigidez, temblores y dificultad para realizar movimientos sencillos como caminar, abrir una puerta o sujetar objetos.

Se trata de un trastorno nervioso que afecta sobre todo a personas mayores, aunque hay casos precoces.

Tipos

Además del Parkinson idiopático -el tipo clásico de la enfermedad-, el 15% de los casos presentan condiciones más raras de parkinsonismo, como las que se muestran a continuación:

  • Degeneración corticobasal: puede afectar a los procesos mentales, la personalidad y el comportamiento. Suele afectar más a una parte del cuerpo y puede provocar el síndrome del miembro extraño, en el que las piernas y los brazos simulan tener vida propia.
  • Demencia con cuerpos de Lewy: afectando el funcionamiento del cerebro, este caso, además de promover temblores y rigidez, también genera alucinaciones y demencia.
  • Parkinsonismo inducido por fármacos: algunos medicamentos pueden bloquear el funcionamiento de la dopamina, un neurotransmisor que, cuando falta, hace que el sistema nervioso pierda el control y su respuesta a las órdenes del cerebro.
  • Temblor esencial: posiblemente hereditario, esta forma de Parkinson puede dispersar el temblor de las manos a la cabeza, las piernas, el tronco e incluso las cuerdas vocales.
  • Atrofia multisistémica: progresiva, la atrofia multisistémica se origina por la producción de una proteína en el cerebro, provocando la degeneración de las células nerviosas y, en consecuencia, el desequilibrio de funciones como: el movimiento, el equilibrio y las funciones corporales inconscientes de los órganos vitales.
  • Parálisis supranuclear progresiva: similar al Parkinson idiopático, algunos estudios atribuyen su aparición a la acción retardada de un virus. Los traumatismos, como los accidentes o los golpes en la cabeza, también se consideran un origen.
  • Parkinsonismo vascular: Este caso se diagnostica cuando los síntomas del ictus aparecen espontáneamente y no progresan. La presión arterial alta y la diabetes son causas probables.

Causas del parkinsonismo

Al tratarse de una enfermedad degenerativa, las neuronas comienzan a perder su función o simplemente mueren.

Esto ocurre porque estas estructuras producen una sustancia llamada dopamina, que se utiliza para conducir los impulsos nerviosos al cuerpo. Cuando deja de producirse debido a la enfermedad, crea lenta y progresivamente un vacío entre la comunicación de las células con el cerebro, lo que afecta al funcionamiento del cuerpo y provoca temblores debido a la pérdida de la función muscular.

Hay dos posibles causas, indicadas por los expertos y la investigación:

Genética

Cuando un miembro de la familia tiene la mutación genética que causa la enfermedad, existe la posibilidad de que se transmita a sus descendientes. Incluso hay pruebas que pueden detectar la posibilidad de transmisión hereditaria.

Medio ambiente

El Parkinson también puede estar causado por la exposición a toxinas y factores ambientales.

Factores de riesgo

Aunque la edad de más de 60 años genera una mayor propensión al problema, otros factores también aumentan el riesgo de desarrollarlo:

Herencia

Tener un pariente cercano con Parkinson puede aumentar las posibilidades de su aparición.

Género

Los hombres son más vulnerables a sufrir los síntomas del Parkinson que las mujeres.

Exposición a las toxinas

El contacto con pesticidas y otros productos de fuerte composición química también ofrece peligro.

Incidencia y rango de riesgo

Aunque también presenta casos raros en los jóvenes, el número de enfermos de Parkinson es mayor en las personas mayores. Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que aproximadamente el 1% de la población mundial mayor de 65 años padece la enfermedad.

Parkinson temprano

Cuando se les diagnostica Parkinson, las personas más jóvenes presentan una progresión más lenta de los síntomas. Sin embargo, cabe destacar que las manifestaciones son las mismas a cualquier edad.

Síntomas de Parkinson

Por lo general, los síntomas del Parkinson comienzan en un lado del cuerpo y llegan progresivamente al otro, como en el caso de los temblores. Al principio, algunos de ellos pueden pasar desapercibidos, ya que su progresión es gradual.

  • Temblores – generalmente en las manos y los dedos, incluso en reposo
  • Lentitud de movimientos
  • Rigidez muscular
  • Flexión del cuerpo hacia delante
  • Reducción de los movimientos
  • Los movimientos involuntarios disminuyen o desaparecen
  • Producción de saliva superior a la normal
  • Dolores musculares
  • Dificultad para iniciar o continuar los movimientos
  • Estreñimiento
  • Depresión
  • Demencia
  • Desmayos
  • Pérdida de memoria

Complicaciones

Dado que afecta al funcionamiento de todo el cuerpo, desde el cerebro hasta las funciones mecánicas de las extremidades, la enfermedad puede acarrear una serie de complicaciones:

  • Problemas con la función de la vejiga
  • Fatiga excesiva
  • Disfunción sexual
  • Trastornos del sueño
  • Retraso mental, como pérdida de memoria y demencia
  • Cambio en la presión arterial
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Estreñimiento

Diagnóstico

Todavía no existen pruebas específicas para diagnosticar la enfermedad, pero es necesario acudir a un neurólogo.

El médico revisará el historial médico y evaluará los síntomas del Parkinson, así como los signos presentes en la vida cotidiana. También se realiza una exploración neurológica y física para confirmar algunas sospechas y descartar la presencia de otras enfermedades.

¿Se puede curar el parkinsonismo?

Todavía no hay cura. Cuando se diagnostica, se trata al paciente con medicamentos para aliviar los síntomas del Parkinson y ralentizar la progresión de la enfermedad. En algunos casos, se recomienda la fisioterapia y la cirugía.

Tratamientos

Medicamentos

El uso de medicamentos se adopta para aliviar los temblores, aumentando la producción de dopamina en el cuerpo. En estos casos, es habitual que el paciente sienta una mejoría al principio, como un pico de acción, pero que se enfrente a una disminución con el tiempo. Esto se llama fluctuación motriz.

Fisioterapia

Acudir a un fisioterapeuta es importante para ayudar a controlar el movimiento del cuerpo y prevenir la atrofia de las extremidades.

Cirugía

Cuando no responden a la medicación, los pacientes pueden someterse a una cirugía cerebral. Hay dos opciones: en la primera, se implantan estimuladores eléctricos para ayudar al movimiento. En la segunda opción, se eliminan los tejidos cerebrales que causan los síntomas del Parkinson.

Pronóstico

Como la enfermedad no tiene cura, es importante que el paciente se esfuerce por mantener un estilo de vida saludable y lo combine con el tratamiento, ya sea con medicación, fisioterapia o cirugía.

También es importante que el lugar en el que se trata a la persona con Parkinson tenga una forma que facilite su movimiento. Es necesario el uso de barandillas y utensilios adaptados para las tareas cotidianas.

Prevención

No hay pruebas exactas sobre cómo prevenirlo, sin embargo, se sabe que los ejercicios físicos que fortalecen los músculos del cuerpo pueden reducir el riesgo de desarrollar los síntomas del Parkinson.