Saltar al contenido

¿Qué es bueno para las aftas? Conozca los tratamientos

mayo 25, 2021

El afta es una llaga en la boca que genera ardor y dolor. Aunque es benigno, puede ser muy incómodo y, por ello, conocer alternativas para aliviar sus molestias es fundamental. A continuación, descubre qué es bueno para el afta y cómo curarla:

¿Cómo curar las aftas?

Las aftas son generalmente inofensivas y no requieren ningún tratamiento específico, ya que desaparecen espontáneamente en un máximo de dos semanas. Sin embargo, cuando las lesiones persisten durante un periodo de tiempo más largo, se recomienda acudir a un médico o dentista para evaluar la posibilidad de que la afección esté causada por alguna enfermedad, como el cáncer de boca.

Existen varias opciones de tratamiento que controlan los síntomas, aceleran la curación y reducen el riesgo de complicaciones. Pueden ser caseros, tópicos u orales.

He aquí cómo tratar las aftas:

  • Uso de enjuagues bucales
  • Uso de medicamentos para aliviar los síntomas, como antiinflamatorios y analgésicos (sólo con prescripción de un especialista)
  • Aplicación de una pomada, crema o gel (prescrito por un profesional sanitario)
  • Medicamentos para reducir la acidez de estómago (si las aftas están relacionadas con un problema gastrointestinal)
  • Opciones caseras, como el hielo y los preparados con bicarbonato o sal

¿Qué es bueno para la aftosa?

A continuación, conozca más sobre cada una de las alternativas para curar el afta:

Enjuagues bucales

Los enjuagues bucales son un complemento importante de la limpieza bucal y tienen el poder de aliviar las molestias de las aftas.

Sin embargo, para obtener indicaciones precisas de los productos que tienen función analgésica y antibacteriana, es necesario hablar con un dentista. Normalmente, las soluciones de este tipo tienen lidocaína o dexametasona.

Además, los enjuagues no deben contener alcohol, ya que este componente reseca la mucosa y, por tanto, puede empeorar la aftosa.

Pomada, crema y gel

El uso tópico de algunas sustancias como pomadas, cremas y geles puede hacer que las aftas dejen de estar expuestas en la boca. La explicación es que, en contacto con la piel, los productos se convierten en una especie de película de celulosa, que es buena para las aftas porque las protege durante un cierto tiempo.

Medicamentos

El uso de medicamentos se produce, principalmente, para aliviar el dolor causado por la candidiasis. Los fármacos antiinflamatorios y analgésicos son los más recomendados, pero existen otros tipos.

Ver los principales medicamentos para las aftas:

  • Corticosteroides, como fluocinonida, clobetasol y triamcinolona
  • Antiinflamatorios, como el amlexanox
  • Antibióticos, como el sulfato de neomicina, el tartrato de bismuto y la tirotricina
  • Agentes cicatrizantes como el poliresuleno
  • Anestésicos locales como la cincocaína, la procaína y la benzocaína

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es una sustancia con poder antiséptico que evita la contaminación por microbios y combate las infecciones. Además, su pH puede neutralizar los ácidos que irritan la afta, además de combatir posibles bacterias que favorezcan con el cuadro.

Sal

El uso de la sal en la afta ayuda en el proceso de curación, alivia las infecciones y evita la contaminación por agentes externos.

Basta con mezclar una cucharadita de sal en medio vaso de agua tibia. A continuación, enjuáguese la boca con el líquido y escúpalo.

Peróxido de hidrógeno

El peróxido de hidrógeno puede ayudar a combatir las molestias de las heridas, ya que también es antiséptico.

Se puede utilizar de dos maneras:

  • Sumerja un bastoncillo de algodón en el agua oxigenada y aplíquelo directamente en la zona de la herida;
  • Haga gárgaras con una solución que lleve agua común y peróxido de hidrógeno.

Hielo

El hielo es una buena opción para aliviar las molestias y el dolor causados por las aftas. Basta con aplicarlo directamente en la zona afectada.

Miel

La miel es otro remedio casero muy eficaz para las aftas por su efecto antiséptico.

Debe aplicar una pequeña cantidad sobre la lesión y repetirla varias veces durante el día.

Hábitos que ayudan a la recuperación

Todavía puedes adoptar algunas medidas para ayudar a curar las aftas.

Una de ellas es evitar los alimentos ácidos, cítricos o picantes (ya que pueden causar irritación en la mucosa oral). También es importante evitar el café, el chocolate y los refrescos.

También es necesario cepillarse los dientes con suavidad, ya que una fricción excesiva durante el cepillado puede empeorar el problema.