Saltar al contenido

Síntomas de la diverticulitis: hinchazón, estreñimiento y 7 molestias más

mayo 24, 2021

Los síntomas de la diverticulitis pueden ser muy molestos, hasta el punto de causar un gran deterioro en la vida del paciente. También conocida como “apendicitis del lado izquierdo”, la enfermedad es una inflamación caracterizada por la formación de bolsas en la pared intestinal que provocan la obstrucción del divertículo por pequeños fragmentos de heces.

Aunque la mayoría de las inflamaciones se producen en el intestino grueso (colon), todo el tracto digestivo -incluyendo el esófago, el estómago y el intestino delgado- también puede verse afectado por la enfermedad.

Adquirida a lo largo de la vida, a menudo después de los 40 años, la enfermedad es común y puede presentarse de diversas maneras.

¿Cuáles son los síntomas de la diverticulitis?

Los principales síntomas de la diverticulitis son los de origen digestivo. Ver todo:

  • Malestar;
  • Dolor abdominal, generalmente en el lugar izquierdo y debajo del ombligo;
  • Fiebre;
  • Alteración del funcionamiento intestinal, como diarrea o estreñimiento;
  • Náuseas y vómitos;
  • Falta de apetito;
  • Aumento de la sensibilidad del colon;
  • Hinchazón abdominal con presencia de gases;
  • Escalofríos

¿Cómo diferenciar los problemas con síntomas similares?

La confusión más presente es con el apéndice, ya que ambos causan síntomas similares. Hay diferencias que pueden diferenciarlas, aunque es estrictamente necesaria una consulta médica para el diagnóstico correcto.

Una de las teorías más creídas es que la diverticulitis suele afectar a las personas mayores, mientras que la apendicitis es más frecuente en niños y jóvenes.

Cabe destacar que los síntomas de la diverticulitis de las primeras etapas, además del dolor, pueden presentarse ardor y dificultad para orinar y diarrea leve (rara vez con signos de sangre), algo que no ocurre en los casos de apendicitis.

¿Cuáles son los tipos de diverticulitis?

Existen dos tipos de diverticulitis: hipotónica e hipertónica. La principal diferencia entre ellos es el tamaño de los divertículos -que podemos llamar bolsas- que aparecen en el colon, y los grupos de edad a los que afectan.

Diverticulitis hipotónica

La diverticulitis hipotónica suele diagnosticarse en personas mayores, de más de 60 años. En este tipo, los divertículos, u orificios diverticulares, son grandes y están presentes en prácticamente todos los segmentos del intestino grueso. El intestino está compuesto por el ciego, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente y el colon sigmoide, y tiene la función de absorber agua, almacenar y eliminar los productos de desecho de la digestión.

Se instala como consecuencia del desprendimiento de los músculos lisos del intestino y, además de los síntomas de la diverticulitis, la complicación más frecuente es la hemorragia.

Diverticulitis hipertónica

En este caso, los divertículos son más pequeños y aparecen con más frecuencia entre los 40 y los 60 años. En este tipo, es frecuente en el lado izquierdo del cuerpo y está causada por el aumento anormal del tono de esta misma musculatura y el crecimiento significativo de la presión en el intestino grueso, el colon descendente y el colon sigmoide.

¿Qué causa la diverticulitis?

Aunque no hay una causa científicamente conocida, puede manifestarse de:

  • Dieta alta en grasas y baja en fibra;
  • Función intestinal lenta, lo que provoca estreñimiento y, por consiguiente, la acumulación de heces muy duras, que presionan el intestino y forman estas bolsas.

Esto provoca inflamación, infección y los síntomas de la diverticulitis, ya que las materias fecales están compuestas por bacterias.

La diverticulitis es uno de los problemas que pueden derivarse de la aparición de estas bolsas, aunque sólo una pequeña parte de los pacientes presentan complicaciones generadas por la inflamación, dependiendo de su gravedad.

La obstrucción de algún divertículo formado, ya sea consecuencia de las heces o de alimentos mal digeridos, inicia el proceso inflamatorio en el divertículo y puede acabar evolucionando al proceso infeccioso en el tracto digestivo.

Factores de riesgo

Algunos grupos pueden ser más propensos a sufrir los síntomas de la diverticulitis, estos son:

  • Personas de 40 años o más, debido a una mayor cantidad de divertículos que en la etapa joven;
  • Personas que consumen diariamente demasiadas grasas, como los alimentos procesados, y muy poca fibra;
  • La falta de ejercicios físicos, ya que su práctica ayuda al funcionamiento del intestino y evita el estreñimiento y, en consecuencia, la formación de divertículos;
  • Pacientes en tratamiento de cáncer que están tomando medicamentos oncológicos;
  • La obesidad;
  • Fumar tabaco.