Saltar al contenido

Sudoración: qué la causa y cómo tratar la sudoración excesiva

mayo 25, 2021
Sudoración: qué la causa y cómo tratar la sudoración excesiva

La sudoración es un mecanismo natural del cuerpo que ayuda a regular la temperatura corporal. A través de ella sale el sudor, un líquido a base de sal que liberan las glándulas sudoríparas. Todo el mundo suda, especialmente cuando hace calor o después del ejercicio físico. Sin embargo, puede haber casos de sudoración excesiva, lo que se denomina sudoración – o hiperhidrosis.

Este problema tiene varias causas y, además de causar molestias físicas, puede repercutir negativamente en lo emocional. Esto se debe a que, al sudar demasiado, el individuo que sufre de sudoración tiende a evitar el contacto cercano con otras personas, lo que también hace tambalear su propia autoestima.

Sin embargo, es importante saber que es perfectamente posible evitar la sudoración excesiva y evitar las consecuencias negativas que la hiperhidrosis trae a la vida diaria. A continuación, entienda más sobre este problema de salud y cómo tratarlo.

¿Qué es el sudor?

La sudoración es un mecanismo que regula la temperatura corporal. Se provoca básicamente en tres tipos de situaciones: cuando la temperatura externa es alta, cuando hay algún cambio en la temperatura del propio cuerpo y cuando hay cambios en el estado emocional del individuo.

Las partes del cuerpo que más sudan son las axilas, la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Sin embargo, no es infrecuente que haya transpiración en otras zonas.

¿Cómo saber si la sudoración es normal?

Para aquellos que sufren de sudoración toda su vida, puede ser difícil saber si presentan o no sudoración excesiva. Por lo tanto, una buena forma de identificar la hiperhidrosis es preguntarse si el nivel de sudoración interfiere con sus actividades diarias o le causa algún tipo de malestar, ya sea físico o emocional.

Identifica también en qué momentos del día tienes más sudoración. Por ejemplo, la sudoración excesiva después de una carrera matutina es normal. Sudar en exceso estando quieto en un lugar no muy caluroso es inusual.

Posibles causas

La lista de posibles causas de la sudoración es extensa. Comprueba los principales que pueden estar detrás de este problema:

  • Trastornos tiroideos (principalmente hipertiroidismo)
  • Diabetes
  • Artritis reumatoide
  • Enfermedades infecciosas, como la tuberculosis
  • Enfermedad de Parkinson
  • Insuficiencia cardíaca
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Algunos tipos de tumores, como la leucemia y el linfoma
  • El uso de algunos tipos de medicamentos también puede provocar hiperhidrosis, especialmente:
  • Antibióticos
  • Medicamentos psiquiátricos
  • Medicamentos para regular la presión arterial
  • Medicamentos para la boca seca
  • Alimentos y complementos vitamínicos

¿Cuándo buscar ayuda médica?

Si la sudoración es difícil de identificar, saber cuándo buscar ayuda profesional no es tan fácil. Por lo general, se recomienda acudir al médico cuando se sienta que la sudoración está dificultando alguna actividad diaria o causando algún tipo de molestia. En caso de duda, siempre es bueno hablar con un especialista.

¿Cómo tratar la hiperhidrosis?

No existe un tratamiento definitivo para la sudoración, pero lo primero que hay que hacer, una vez detectada la sudoración excesiva, es identificar la causa. Muchas veces, tratando el origen es posible evitar episodios frecuentes de hiperhidrosis.

Además, dependiendo de la intensidad del problema, también es posible utilizar medicamentos tópicos, como pomadas y astringentes. Son una opción interesante sobre todo para la sudoración leve o moderada.

También se puede recomendar el uso de medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso, como ansiolíticos y antidepresivos, si se identifica que el origen es una salud emocional debilitada.

En otros casos, cuando el cuerpo no responde bien al uso de cremas o pomadas, el tratamiento también puede realizarse mediante toxina botulínica, el famoso botox. Indicado principalmente para la sudoración de intensidad leve y moderada, la aplicación ayuda a evitar temporalmente la sudoración excesiva. Cada 6 meses se debe volver a aplicar el Botox para que siga teniendo el efecto deseado.

Por último, existe la opción del tratamiento quirúrgico, indicado sólo para casos muy concretos -en general, para la hiperhidrosis severa, en la que hay pérdida de calidad de vida-. Este procedimiento quirúrgico se denomina simpatectomía torácica por videotoracoscopia, una técnica que interrumpe la transmisión de los nervios responsables de la sudoración excesiva.

¿Existe una cura para la sudoración?

Normalmente no, pero es manejable. Ni siquiera la cirugía descrita anteriormente puede garantizar la curación de la sudoración, ya que ésta puede migrar de región en región y aparecer en partes del cuerpo que antes no presentaban sudoración excesiva. Esto es lo que los médicos llaman hiperhidrosis compensatoria.