Saltar al contenido

Tiroiditis de Hashimoto: síntomas, tratamiento, riesgo de cáncer y más

mayo 25, 2021
Tiroiditis de Hashimoto: síntomas, tratamiento, riesgo de cáncer y más

La glándula tiroidea se encarga de producir hormonas que regulan gran parte del organismo, como la función metabólica. Sin embargo, cuando su distribución se produce de forma desequilibrada, se producen consecuencias para la salud que acaban debilitando al paciente y afectando a su calidad de vida.

El hipotiroidismo es uno de los principales trastornos que afectan a la tiroides y el síndrome de Hashimoto puede ser una de sus causas.

Vea a continuación más detalles sobre la tiroiditis de Hashimoto:

¿Qué es la tiroiditis de Hashimoto?

La tiroiditis recibe el nombre del médico que la describió por primera vez, Hakaru Hashimoto, en 1912.

La afección es una inflamación de origen autoinmune en la tiroides, es decir, se caracteriza por el ataque del propio sistema inmunológico a las células de la glándula. Con ello, la producción de hormonas tiroideas se reduce y el cuerpo entra en un estado de hipotiroidismo.

Cabe recordar que muchas personas con Hashimoto ni siquiera sospechan de la enfermedad, ya que los síntomas sólo aparecen cuando la afección evoluciona hasta comprometer la producción de hormonas.

La enfermedad puede producirse en cualquier etapa de la vida, pero suele predominar en las mujeres en torno a los 50 años.

Causas

Todavía no se ha descubierto qué ocurre exactamente con el sistema inmunitario para que empiece a atacar a la tiroides. Hay indicios de que la genética es un factor importante.

También existe la hipótesis de que factores externos pueden culminar en una tiroiditis de Hashimoto, como el estrés excesivo, las infecciones repetidas y la exposición a la radiación.

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar el síndrome de Hashimoto. Lo son:

  • Ser mujer
  • Tener más de 50 años
  • Antecedentes familiares de la enfermedad
  • Tener una enfermedad autoinmune, como el lupus
  • Haber estado expuesto a la radiación

Síntomas

La tiroiditis crónica suele ser asintomática porque, aunque la lesión existe, aún no ha comprometido la distribución de las hormonas en el organismo.

Por lo tanto, cuando hay síntomas suelen ser característicos del hipotiroidismo:

  • Fatiga
  • Somnolencia
  • Depresión
  • Síntomas de ansiedad
  • Desregulación menstrual
  • Baja libido
  • Retención de líquidos
  • Fallo de memoria
  • Colesterol alto

Aunque la baja producción de hormonas tiroideas es el mayor desencadenante de los síntomas, la presencia de hipertiroidismo también puede ser desencadenada por el Hashimoto. Por lo tanto, vale la pena vigilar los síntomas y acudir siempre al médico.

¿Te hace ganar peso?

La relación entre el aumento de peso y el hipotiroidismo causado por el síndrome de Hashimoto es en realidad un malentendido.

Esto se debe a que la condición no favorece el aumento de peso y la acumulación de grasa. Lo que ocurre es la retención de líquidos, que puede aumentar el puntero de la balanza. Y, por supuesto, con un metabolismo más lento, es más difícil perder peso.

Diagnóstico

El diagnóstico de las disfunciones tiroideas pasa por una muestra de sangre, en la que se evaluarán los niveles hormonales.

En el caso de la tiroiditis de Hashimoto, la cantidad de anticuerpos antitireoperoxidasa (anti-TPO) puede indicar la presencia de autoanticuerpos contra una enzima tiroidea específica.

La ecografía y la punción pueden ser complementarias para una evaluación más precisa.

¿A qué profesional debo acudir?

La tiroiditis de Hashimoto puede detectarse mediante pruebas rutinarias solicitadas por cualquier especialista médico, por ejemplo un ginecólogo. Sin embargo, sólo un endocrinólogo puede iniciar el tratamiento y dar el diagnóstico correcto.

Complicaciones

Pueden surgir complicaciones de la enfermedad si el paciente no hace un seguimiento con su médico. Uno de ellos es el bocio, un agrandamiento de la glándula tiroides que tiene diferentes causas y tratamiento.

Otra de las consecuencias del síndrome de Hashimoto es la prevalencia de los síntomas de hipotiroidismo. El Hashimoto no tratado puede provocar un agrandamiento del corazón y potenciar los riesgos de insuficiencia cardíaca.

Las mujeres embarazadas que no siguen el tratamiento adecuado pueden comprometer el desarrollo saludable del bebé, lo que puede provocar retraso mental y microcefalia.

¿Puede convertirse en cáncer?

Cualquier inflamación o factor que destruya la glándula puede aumentar el riesgo de cáncer a largo plazo.

Por lo tanto, Hashimoto puede causar cáncer de tiroides, pero no es nada común que esto ocurra. En teoría tiene sentido, pero es difícil que los casos de tiroiditis se conviertan en cáncer, por lo que consideramos que este riesgo es bastante bajo.

¿Se puede curar?

La enfermedad no remite ni desaparece, sin embargo, el pronóstico del paciente es excelente con el control constante de un endocrinólogo y, si se recomienda, el uso de hormonas.

Tratamiento del síndrome de Hashimoto

El síndrome de Hashimoto sólo requiere tratamiento farmacológico cuando empiezan a aparecer los síntomas.

Conviene recordar que muchas personas ni siquiera saben que padecen la enfermedad debido a la falta de síntomas clínicos y al control del organismo sobre la misma.

Medicamentos

Una de las formas más tradicionales de tratar el hipotiroidismo causado por el Hashimoto es mediante el uso de medicación hormonal. Esto es, una prescripción de hormonas que el cuerpo deja de producir debido a la enfermedad.

Así, cada individuo recibe su suplemento hormonal en función de sus características, como el peso.

No obstante, conviene recordar que la sustitución hormonal no impide que el síndrome exista y deje de atacar a la propia tiroides. Lo que ocurre es sólo una disminución del escenario y de sus síntomas.

Dieta

Otra forma posible de tratar la afección es invertir en cambios dietéticos, como la exclusión de los alimentos con gluten del menú. La teoría afirma que el gluten causa inflamación en el cuerpo debido a la difícil digestión y esto, a largo plazo, podría dar lugar a la tiroiditis de Hashimoto.

Sin embargo, hay que destacar que esta práctica no está asegurada ni probada por todos los expertos en el campo de la endocrinología.

Pronóstico

El paciente que presenta cambios a causa del Hashimoto necesitará complementar las hormonas durante el resto de su vida, probablemente. Por lo tanto, éste es el cambio más importante, quien refuerza que la medicación debe tomarse media hora antes del desayuno y, si es posible, siempre a la misma hora.

Prevención contra la tiroiditis de Hashimoto

No hay forma de prevenir la aparición del síndrome de Hashimoto, por eso la orientación es estar siempre alerta a los síntomas y someterse a exámenes periódicos.