Saltar al contenido

Vacuna contra la poliomielitis, cuándo tomarla, reacciones adversas y más

mayo 25, 2021
Vacuna contra la poliomielitis, cuándo tomarla, reacciones adversas y más

La poliomielitis, también conocida como parálisis infantil o simplemente poliomielitis, es una enfermedad grave causada por un virus que afecta al sistema nervioso y puede provocar la inmovilidad irreversible de las extremidades. La principal forma de prevenirla es a través de la vacuna contra la polio.

A continuación, encontrará más información al respecto:

Tipos de vacunas contra la poliomielitis y composición

Hay dos tipos de vacunas contra la polio:

1.     Inyección

Vacuna inyectable contra la poliomielitis

La vacuna antipoliomielítica inactivada (VPI) -Salk- es inyectable y está compuesta por el virus inactivado (muerto) de los tres tipos (1, 2 y 3), es decir, produce anticuerpos contra todos ellos.

También se llama tipo Salk en homenaje a Jonas Salk, su creador.

La inyección se aplica en tres dosis, la primera a los dos meses de edad, la segunda a los cuatro meses y la tercera a los seis meses. El refuerzo se realiza al año y tres meses de edad y a los 4 y 6 años.

Cada dosis de 0,5 ml de la vacuna contiene 40 unidades de antígeno de poliovirus tipo 1 (UD), 8 unidades de poliovirus tipo 2 y 32 unidades de poliovirus tipo 3.

2.     Gota

Vacuna antipoliomielítica oral

La vacuna antipoliomielítica oral (OPV) -Sabin- se produce con virus vivos atenuados -sin capacidad de causar la enfermedad- y es trivalente, al igual que la VIP. También se llama tipo Sabin en honor a Albert Sabin, responsable de su creación.

Contiene los poliovirus 1, 2 y 3, que son muy eficaces en la producción de anticuerpos contra la enfermedad. Cada dosis consta de 106 unidades de virus de tipo 1, 105 de tipo 2 y 600 mil de tipo 3.

Su aplicación es por vía oral.

¿Para qué sirve la vacuna contra la poliomielitis?

La vacuna combate la parálisis infantil, una enfermedad que afecta al sistema nervioso y puede provocar la inmovilidad irreversible de las extremidades.

Indicación

Se recomienda la vacunación sistemática a partir de los 2 meses de edad, pero situaciones epidemiológicas especiales pueden adelantar la indicación.

En las campañas masivas, la inmunización se aplica a los niños menores de 5 años, independientemente de su estado de vacunación anterior.

La vacuna contra la parálisis infantil también se recomienda a las personas que van a viajar a lugares donde la enfermedad es endémica, es decir, donde hay riesgo de transmisión.

Los pacientes inmunodeficientes (con enfermedades autoinmunes o sida, por ejemplo), que utilizan fármacos inmunosupresores o se someten a radioterapia deben recibir la vacuna inyectable.

Los niños que tienen contacto con pacientes inmunodeficientes no deben recibir la gota, sino la inyección.

Al igual que ellos, a los adultos se les debe aplicar la dosis con una aguja.

¿Cómo se aplica?

Existen dos versiones: una oral y otra inyectable.

Acción esperada

La vacuna antipoliomielítica actúa en el organismo estimulando la producción de sus propios anticuerpos contra la enfermedad.

Posibles reacciones adversas

Aunque los riesgos de acontecimientos adversos son poco frecuentes, la inmunización puede provocar algunas reacciones en el organismo:

La vacuna contra la poliomielitis inactivada puede causar síntomas como:

  • Fiebre baja;
  • Picores o erupciones en la piel;
  • Endurecimiento;
  • Enrojecimiento de la piel;
  • Mayor sensibilidad;
  • Anafilaxia: una reacción alérgica grave y potencialmente mortal;
  • Hinchazón y dolor en el lugar de la inyección.

La vacuna contra la parálisis infantil, en cambio, contiene virus vivos (aunque estén debilitados) y, por tanto, puede provocar:

  • La poliomielitis paralítica, que se produce en una de cada millón de dosis aplicadas;
  • Meningitis aséptica y encefalitis. Es poco frecuente y el riesgo es mayor en los niños inmunodeficientes;
  • Reacciones alérgicas debidas a los componentes de la vacuna;
  • El poliovirus derivado de la vacuna (VDPV), debido a la inestabilidad genética o por la combinación del material del virus con otros virus que viven en el intestino.

Si se observan complicaciones, es imprescindible acudir al médico.

Contraindicaciones de la vacuna contra la poliomielitis

Hay algunos casos en los que se debe administrar la vacuna antipoliomielítica:

  • Personas que hayan tenido una reacción de hipersensibilidad a alguno de sus componentes;
  • Personas que se han sometido recientemente a un trasplante de médula ósea.

¿Se puede vacunar a las mujeres embarazadas?

Las mujeres embarazadas no deben ser vacunadas, a menos que se encuentren en zonas de riesgo con una inmunización incompleta.