Saltar al contenido

Venas varicosas: causas, factores de riesgo, remedios, cirugía, complicaciones y más

mayo 25, 2021

Las varices son venas que se reconocen fácilmente por su aspecto tortuoso y agrandado. Aunque pueden afectar a varias regiones del cuerpo, suelen ser más frecuentes en las piernas.

Además de las molestias estéticas, las varices pueden cursar con hinchazón, dolor y, en casos más graves, úlceras. Entiéndelo:

¿Qué son las varices?

Las varices son, por definición, venas dilatadas, tortuosas y de color azulado o violáceo que suelen aparecer en los pies y las piernas.

Afectan a una gran parte de la población, especialmente a las mujeres, ya que el número de embarazos y la presencia de la hormona del estrógeno son factores que contribuyen al cambio circulatorio.

¿Cuáles son sus causas?

Las varices se desarrollan cuando las pequeñas válvulas del interior de las venas dejan de funcionar correctamente.

En una vena sana, la sangre fluye suavemente hacia el corazón y una serie de pequeñas válvulas se abren y cierran para permitir su paso.

Si estas válvulas son débiles o están dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en la vena, haciendo que se hinche y se agrande (varices).

Las varices de las extremidades inferiores pueden clasificarse en:

Primaria

Son los tipos más frecuentes. Tienen una causa genética y pueden empeorar con el tiempo o debido a factores ambientales (como el embarazo y el uso de la hormona femenina).

Secundaria

Las várices de este tipo pueden estar causadas por otras enfermedades, por ejemplo, una trombosis venosa profunda, una fístula arteriovenosa o una malformación vascular.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Cuando se trata de várices primarias, la herencia juega un papel importante.

Además, los síntomas y la aparición de varices tienden a empeorar con el envejecimiento, el número de embarazos, el aumento de peso y el uso de anticonceptivos hormonales.

Edad

La afección es más frecuente a partir de los 30 años y empeora con el envejecimiento y, en consecuencia, con la reducción de la eficacia circulatoria.

Sexo

La propensión es mayor en las mujeres que en los hombres gracias a factores hormonales que facilitan la dilatación de las venas.

Historia familiar

La probabilidad de tener el problema es mayor si hay antecedentes familiares de varices.

Obesidad

El sobrepeso aumenta la presión sobre las venas, lo que acaba dificultando el retorno venoso.

Embarazo

Durante el embarazo, el volumen de sangre en el cuerpo aumenta para mantener al feto en crecimiento. Por otro lado, se produce un aumento del trabajo realizado por las venas y una mayor probabilidad de desarrollar varices.

Sedentarismo

La sangre no fluye si el individuo está en la misma posición durante mucho tiempo o no se mueve lo suficiente. Por ello, la práctica de ejercicios físicos y la lucha contra el sedentarismo son muy importantes para evitar las varices.

Fumar tabaco

Las paredes de las venas pueden sufrir la agresión de las sustancias contenidas en los cigarrillos.

Temperatura

La exposición a altas temperaturas durante largos periodos de tiempo puede provocar la dilatación de las venas. Por lo tanto, hay que tener cuidado con el exceso de calor del sol, las saunas y los hornos.

Píldoras anticonceptivas y reemplazo hormonal

La progesterona, hormona sexual fundamental para el equilibrio del ciclo ovárico y el embarazo, colabora con la dilatación de las venas. Por lo tanto, el uso de anticonceptivos o el reemplazo hormonal con la sustancia constituye un factor de riesgo para las várices.

Signos y síntomas de las varices

Las varices pueden no presentar síntomas durante mucho tiempo. La mayoría de las veces, las molestias son estéticas, ya que pueden ser muy visibles en las piernas y los pies.

En otros casos, puede haber:

  • Sequedad de la piel
  • Picazón
  • Piernas dolorosas e incómodas
  • Hinchazón, especialmente al final del día
  • Calambres, principalmente por la noche

Las varices calibradas son un factor de riesgo de flebitis y trombosis venosa profunda, que son más graves. Por lo tanto, la hinchazón y el dolor persistente son signos importantes para buscar atención médica urgente.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza clínicamente mediante la observación de las varices. Sin embargo, el médico experto puede realizar o solicitar una ecografía con Doppler color, que permite estudiar el movimiento de la sangre, para evaluar estrechamientos y obstrucciones, además de comprobar las válvulas.

¿Qué profesional hay que buscar?

El cirujano vascular/angiólogo es el profesional más indicado para diagnosticar y tratar las varices.

Tratamientos de varices

La elección del tratamiento más adecuado dependerá de las características de las venas afectadas.

Cirugía de varices

En la cirugía de varices, la resección de las mismas se realiza mediante pequeñas incisiones en el trayecto de la vena.

El procedimiento puede realizarse en una clínica u hospital de forma ambulatoria y el tiempo de ausencia de las actividades varía de días a semanas, dependiendo de la gravedad de la afección.

Tratamiento endovascular

El tratamiento endovascular, realizado por radiofrecuencia o láser, se utiliza principalmente en la vena safena o en las venas perforantes (que comunican los sistemas superficial y profundo).

En él, el acceso al sistema vascular se produce a través de pequeñas incisiones -principalmente en la ingle-, utilizando accesorios como hilos guía y catéteres, en los que es posible realizar reparaciones del sistema vascular en general, desde los pequeños vasos hasta los más grandes.

Escleroterapia química

La escleroterapia, conocida popularmente como aplicación para las varices, consiste en la inyección de un agente esclerosante en el interior del vaso para cerrarlo.

Esta técnica puede utilizarse para las venas finas, conocidas popularmente como vasinhos, o para las más grandes.

Entre los enfoques, los más destacados son el tratamiento de las varices con espuma y glucosa.

Láser transdérmico

El láser transdérmico es un tipo específico de luz que, aplicado sobre la piel, calienta la sangre y favorece la contracción de la vena y el cierre del vaso.

¿Cómo vivir con el problema?

La mayoría de los pacientes con várices no presentan síntomas importantes, pero el tratamiento precoz es esencial para evitar la evolución.

Algunos factores pueden ayudar a vivir con el problema:

  • Uso de medias de compresión
  • Reorientación de la postura
  • Práctica de la actividad física
  • Control de peso
  • Uso de medicamentos, si es necesario 

Todo esto mantiene las complicaciones y los síntomas de las varices bajo control.

Complicaciones

Las varices pueden tener complicaciones simples, como la sequedad y el oscurecimiento de la piel o la flebitis – proceso inflamatorio de las venas.

En casos preocupantes, puede incluso provocar una trombosis venosa profunda, una enfermedad grave en la que se forma un coágulo en el vaso sanguíneo.

¿Cómo prevenirlo?

Al tratarse, la mayoría de las veces, de una enfermedad genética causada por la debilidad de la pared de los vasos, no hay formas garantizadas de prevenirla, pero se puede apostar por los hábitos para reducir su incidencia:

  • Practicar actividades físicas;
  • Controla tu peso
  • No fume;
  • Utilizar anticonceptivos o sustitutivos hormonales sólo con orientación médica;
  • Evite permanecer mucho tiempo en la misma posición;
  • Utilice medias de compresión en vuelos o viajes largos.